Los zagueros más jóvenes, las estrellas más rutilantes

V. SOTO LOGROÑO.

Que el cuadro profesional ha rejuvenecido mucho es un hecho. Pero que los más jóvenes estén ya peleando por los títulos, especialmente los zagueros, es algo nuevo.

Normalmente, llegar a ser un buen guardaespaldas requería cualidades específicas pero, sobre todo, tiempo de preparación. Ahora, algunos casos especiales han roto todos los esquemas. Martija e Imaz con los máximos exponentes. Con 20 y 23 años, esta tarde su trabajo será examinado con lupa, aunque los méritos realizados hasta ahora en la liguilla del Parejas les avalan. En el último lustro, Martija es el zaguero más joven en entrar en semifinales. Sólo Aretxabaleta, en el 2014, cuando llegó a la cita con 21 años, se le acerca. Mientras, con 23 años sólo Rezusta (2016) y Zabaleta (2015) le preceden. Gracias a su precocidad, la media de los zagueros de este Parejas es de 23,5 años, todo un canto a la juventud.

Mientras, en los delanteros dos nombres brillan con luces de neón. Olaizola II, recién ampliado su contrato con Asegarce hasta el 2020, afronta sus decimocuartas semifinales y en su mente está alzarse con su cuarta chapela del Parejas. En el lado contrario, la perla de Aspe, Jokin Altuna, que debuta en la ronda y busca su primer título en la especialidad. Otro imberbe que tratará de enredar al 'abuelo' Olaizola, cuya edad, 38 años, y problemas en los pies no le han impedido ser competitivo.

El Atano, lleno, espera hoy (17.00 horas, ETB1) un partidazo. Abrirán el festival Retegi Bi-Merino contra Mendizabal-Jaunarena y otro riojano, Darío, pondrá el broche con Martínez para enfrentarse a Ugalde y Lasa IV.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos