El Villar se rinde a Olaizola

El de Goizueta empezó avasallando y el tardío despertar de Urrutikoetxea logró dar emoción a un partido ya sentenciado

V. S. LOGROÑO.

Seguro que a Aimar Olaizola no le apetecía demasiado acudir a El Villar de Arnedo. Su objetivo no era otro que pasar el día descansando, paseando por el monte y tratando de no pensar en la final del Campeonato de Parejas. Pero un quiebro del destino en el último partido de semifinales le apeó de la lucha por el título.

22 OLAIZOLA II L. GALARZA

0 URRUTIKOETXEA ITURRIAGA

Duración
48 minutos.
Pelotazos
331.
Saques
Olaizola, 0; Urrutikoetxea, 3.
Faltas
Olaizola, 0; Urrutikoetxea, 0.
Ganados
Olaizola, 15; Ladis Galarza, 0; Urrutikoetxea, 10; Iturriaga, 0.
Perdidos
Olaizola, 1; Ladis Galarza, 3; Urrutikoetxea, 4; Iturriaga, 3.
Marcador
9-0, 9-2, 11-2, 11-3, 12-3, 12-8, 15-8, 15-11, 17-11, 17-13, 19-13, 19-15, 20-15, 20-17 y 22-17.
Incidencias
Lleno en El Villar de Arnedo.

Y le ha tocado empezar de cero. Y el de Goizueta no sabe regalar cuando le toca vestirse de blanco. Si la empresa le mandaba a El Villar, él acudía y con todo su armamento. El navarro no se deja pelos en la gatera, va siempre a por los triunfos y se enfada si no los consigue. Por eso se marchó de La Rioja con una sonrisa en la cara. Firmó un soberbio encuentro (finalizó 15 tantos), superó a un Urrutikoetxea que fue de menos a más y se llevó el aplauso de la afición riojabajeña. Una oda a la profesionalidad.

Porque, además, el partido pronto escondió una trampa. Olaizola y Ladis Galarza salieron tan enchufados que a Urrutikoetxea y a Iturriaga apenas les dio tiempo a ubicarse. Una tacada inicial de nueve tantos dejaba al público con la sensación de que iba a asistir a un partido sin emoción ni interés. Se equivocaban, porque el de Zarátamo entró tarde en el encuentro, pero lo hizo para firmar un interesante duelo de puntilleros que, a la postre, sería para el navarro.

Olaizola disfrutaba con el gancho y con la dejada, abriendo muchos huecos y obligando a Iturriaga a cubrir mucha cancha, algo que el de Sartaguda no logró al principio. El premio por el Campeonato de Parejas parecía atragantársele con ese primer parcial de 9-0.

Pero los azules lograron el saque con una dejada al rincón de Urrutikoetxea y subieron su segundo tanto con un saque del delantero, aunque no fue suficiente para reducir la diferencia de nueve tantos hasta el 12-3, Una carambola de aire metió a Urrutikoetxea en el partido y, desde ese momento, se vio una buena versión del vizcaíno, llevando el tanteador al 12-8. El público empezaba a disfrutar, aunque los colorados no querían dar facilidades y supieron abrir otra pequeña diferencia apoyándose en el gancho de Olaizola para sumar el 17-11 y el 18-13. El 19-13 (un error de Urrutikoetxea) dejaba el partido casi sentenciado, pero los azules no entregaron la cuchara y se acercaron al 20-17 gracias al delantero vizcaíno y a un Ladis Galarza que perdía fuelle. El partido se podía torcer para los colorados, pero el hiper-profesional Aimar Olaizola no lo permitió. Un misil por el ancho y una dejadita cogiendo la pelota desde abajo sentenciaron el choque.

Antes, en el primer partido, los jóvenes Bakaikoa y Erasun se subieron a las barbas de Arretxe e Ibai Zabala (17-22) en un partido que dominaron siempre los azules.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos