Víctor, doctor honoris causa

Víctor Esteban celebra su triunfo ante Olaizola II. ::

El de Ezcaray se doctora en el Cuatro y Medio con un triunfo merecido y agónico ante el rey de la distancia, Olaizola II

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Víctor se doctoró ayer y hoy dependerá del triunfo de Elezkano II para clasificarse para las semifinales del Cuatro y Medio. Partido no apto para cardíacos en el Adarraga.

21 Olaizola II

22 Víctor

Duración
57 minutos y 9 segundos.
Pelotazos
240.
Saques
Olaizola, 2; Víctor, 3.
Faltas
Olaizola, 1; Víctor, 1.
Ganados
Olaizola, 9; Víctor, 13.
Perdidos
Olaizola, 4; Víctor, 9.
Marcador
1-0, 1-1, 4-1, 4-4, 5-4, 5-7, 7-7, 7-11, 10-11, 10-16, 11-16, 11-18, 16-18, 16-19, 17-19, 17-20, 21-20, 21-21 y 21-22.
Botilleros
Gorka con su hermano Víctor y Ion Olaizola con su primo.
Incidencias
Medio Adarraga muy bullicioso.

Los primeros tantos fueron errores. Comenzó Víctor (1-0) y respondió Olaizola (1-1) para luego hacer pasa en su saque el riojano (2-1). Aprovechó el regalo el de Goizueta que se marchó 4-1. Lejos de arredrarse, Víctor se hizo con el saque gracias a una pelota que corrió por pared para desesperación de Olaizola. El arreón del riojano le llevó hasta igualar el partido (4-4). Una cruzada del de Ezcaray a contracancha (5-4) fue el preludio de tres tantos azules: un dos paredes oportuno (5-5), otra pelota por pared (5-6) y un saque-remate de zurda (5-7).

El primer error grosero de Víctor en el partido dio a Olaizola la opción de igualar el marcador (7-7). Llegaron entonces los mejores momentos de Víctor. El riojano tomó la iniciativa, sacó de maravilla -lo está haciendo genial durante todo el torneo- y puso mucho ritmo al partido. Aimar veía el vendaval que tenía en frente pero no podía pararlo (7-11).

Olaizola dio muestras de su clase con un gancho de zurda, desde el cuatro y centrado, al pico del frontón (8-11). El siguiente tanto sirvió de lección al riojano que mandó y dominó pero no supo acabarlo. Fue le cazador cazado (9-11). Moraleja: si no acabas cuando tienes oportunidad contra un súper clase, te ganan. Llegó otro gancho marca de la casa (10-11). Pero Víctor replicó con una carambola que pilló a Olaizola a contrapié (10-12). Descanso obligado.

Para el riojano no hubo parón. Salió concentrado y dispuesto a romper el partido. Sabía cuál era la fórmula: mover y mover al rival. Así, el de Ezcaray se fue hasta el 10-16 y el 11-18 en el electrónico ante los cánticos de los aficionados riojanos. Pero quedaba mucha noche.

Olaizola cogió el saque y tuvo la habilidad de sacar los fantasmas de Víctor. El ritmo ahora lo marcaba el de Goizueta y era el riojano el que no lo veía claro. Hasta 16-18, 17-19 y 18-20 se comprimió el marcador. El triunfo estaba tan cerca y a la vez tan lejos.

La polémica llegó en el 19-20 que cayó del lado colorado después de que Olaizola levantase la pelota de Víctor al segundo bote. Luego se le cayó la pelota al riojano. Empate a 20 y Gorka sentó a su hermano para tranquilizarlo.

Un resto a la chapa del riojano heló el Adarraga (21-20). Era el momento de demostrar de qué está hecho. ¡Y vaya si lo demostró! Se jugó Víctor un gancho al pico del frontón que puso al frontón en el cielo.

El público recibió en pie el último saque del riojano. Resto de Olaizola, pelota que baja el de Ezcaray y que no lleva el colorado. Apoteosis.

Fotos

Vídeos