Supervivientes por los pelos

Irribarria se prepara para el golpeo ante la mirada de Merino II, en un partido anterior. :: íñigo royo/d.v./
Irribarria se prepara para el golpeo ante la mirada de Merino II, en un partido anterior. :: íñigo royo/d.v.

Irribarria y Merino II ganan en el cara y cruz a Urrutikoetxea y Untoria, que perdían el partido por 4-19 | El de Arama brilló hasta que Urrutikoetxea sacó sus superpoderes y a punto estuvo de provocar un revolcón histórico

V. S.

Irribarria y Merino II continúan con vida en el Parejas. En Legutiano, vieron la luz al final del túnel. Pero no percibieron que era la de una locomotora llamada Mikel Urrutikoetxea. A punto estuvo de pasarles por encima y dejarles fuera del campeonato, pero supieron reaccionar a tiempo, con una notable dosis de fortuna y, por fin, pudieron respirar. con el 22-21. Detrás de la máquina Urrutikoetxea, descarrilada por una carambola que cayó al colchón inferior, estaba la verdadera luz: la del triunfo.

Dos triunfos consecutivos han metido al de Arama y al de Villar de Torre en la pomada, aunque como ya había advertido Merino II en la previa, su debe en este torneo se ha visto siempre a la hora de cerrar los partidos. Ayer se llegó al paroxismo de esa incapacidad, de ese gusto por buscarse problemas cuando el desenlace resulta sencillo.

Duración
61 minutos.
Pelotazos
417.
Saques
Urrutikoetxea, 2; Irribarria, 4.
Faltas
Urrutikoetxea, 0; Irribarria, 0.
Ganados
Urrutikoetxea, 11; Untoria, 1; Irribarria, 11, Merino II, 1.
Perdidos
Urrutikoetxea, 3; Untoria, 2; Irribarria, 3; Merino 3.
Marcador
0-2, 1-2, 1-6, 3-6, 3-8, 4-8, 4-19, 7-19, 8-20, 20-20, 20-21, 21-21 y 21-22.
Botilleros
Gorostiza, con los colorados; Apezetxea, con azules.
Incidencias
Lleno en Legutiano.

Los azules comandaron el choque con una solvencia increíble. Untoria, que volvía al torneo, comenzó muy nervioso, sin gozar y padeciendo auténticos problemas para restar los saques de Irribarria, que le endosó tres aprovechando que la pintura del frontón alavés escupía las pelotas con rabia de pared izquierda. Sin comodidad para devolver, el najerino se limitaba a llevar, lo que aprovechó Irribarria para encender la maquinita de los tantos. Falló un gancho el de Arama para subir el 4-8 al tanteador. Desde ese momento y hasta el 4-19, Irribarria hizo de todo: pelotazos, ganchos, saque, dejada, paraditas de aire... En Legutiano planificaban ya cómo estirar el tiempo para acabar las consumiciones antes de ir a casa.

Mientras, Rafa Etxebarria, gerente de Asegarce, respondía a las preguntas de ETB1 y se metía en más charcos. «Untoria no lo esta haciendo bien», explicaba. «Veremos qué decisión tomaremos mañana [por hoy]», respecto a la posibilidad de ser suplido por Ibai Zabala. Untoria no lo oyó, seguro, pero desde ese momento no falló. Fue Merino II el que empezó a sufrir porque Urrutikoetxea se puso la capa de super héroe y se lanzó, a la desesperada, a por el partido. Limó la diferencia hasta el 7-19, cuando Irribarria cruzó muy bien a pared una pelota. Y luego se exhibió. Copió todo lo que había visto a Irribarria unos minutos antes y lo mejoró. Buscó la zaga, brilló con el saque y con las dejadas, se lució con el gancho... El público se metía en el partido: 7-20, 12-20, 15-20... y 20-20.

Pero, en el momento definitivo, se equivocó y perdió. Se precipitó buscando una pelota que era de Untoria, lo que permitió a Irribarria abrir con comodidad al ancho (20-21) y, tras un ganchazo del de Zarátamo, lo intentó, en el cara y cruz (después de gastar dos minutos en elegir pelota), buscó un dos paredes que se cayó al colchón. Una pena por él y por Untoria. Un enorme alivio para los ya cardíacos Irribarria y Merino.

Suspensión en Mallavia

Por otra parte, el festival matinal previsto en Mallavia y en el que debía jugar Darío, fue suspendido por Aspe a causa de la humedad. El encuentro entre Darío-Irusta y Errandonea-Tolosa se jugará el martes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos