«Es mi quinta final pero es tan especial como si fuera la primera»

Mikel Urrutikoetxea durante un partido de la pasada feria de La Blanca de Vitoria. :: /IOSU ONAINDÍA
Mikel Urrutikoetxea durante un partido de la pasada feria de La Blanca de Vitoria. :: / IOSU ONAINDÍA

Mikel Urrutikoetxea Delantero de Asegarce | El de Zarátamo, que juega el domingo la final del Cuatro y Medio, hace oídos sordos a las loas de su rival y destaca el momento de forma de Altuna III

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Mikel Urrutikoetxea (Zarátamo, 1989) ya cuenta con una chapela en cada modalidad: Cuatro y Medio, Mano a Mano y Parejas. Ahora busca la cuarta, de nuevo en el Cuatro y Medio, contra Altuna III. Será el domingo en el frontón Bizkaia de Bilbao.

- ¿Cómo se encuentra del dedo que se rompió?

- Poco a poco mejor. Todavía me duele un pelín, pero es normal. Cada vez me estoy encontrando mejor. La fractura está ahí y necesita su tiempo, pero ya han pasado dos semanas.

«En una final, y contra un rival de la talla de Jokin (Altuna), hay que hacer todo muy bien» MIKEL URRUTIKOETXEA

- ¿Qué destacaría del juego de su rival, Altuna III?

- Yo destacaría todo (sonríe). Es un pelotari muy completo. Dentro de esta distancia se mueve muy bien, termina el tanto muy fácil, maneja todas las posturas y luego a la hora de defender. Físicamente también le veo muy bien. Soy consciente de que tendré que hacer las cosas muy bien para ganar la chapela.

- ¿Dónde puede estar la clave de la final?

- La clave es hacer una gran partido, hacer casi todo perfecto. No te puedo decir dónde puede estar el partido porque igual durante el duelo hay que cambiar las cosas que tienes pensadas porque no van como lo tenías previsto. Creo que en una final, y contra un rival de la talla de Jokin, hay que hacer todo muy bien.

- Tiene usted tres títulos: Cuatro y Medio, Mano a Mano y Parejas. ¿Considera que tiene ventaja sobre Altuna, que persigue la primera chapela y puede tener mayor ansiedad?

- No creo que sea así. Yo ya he dicho en otras entrevistas que es mi quinta final pero es tan especial como si fuera la primera. Siempre cuesta llegar a una final, y más con la calidad de los pelotaris que hay en estos momentos. Por eso me hace especial ilusión estar en una final. Creo que los dos queremos la chapela, aunque yo haya conseguido ya una. ¡Me hace ilusión conseguir la segunda! Tengo la misma tensión, es una final.

- Usted ya le venció a Altuna en la liguilla de cuartos de final (Lekumberri, 22-12). ¿Sirve para algo?

- Será totalmente distinto. Ese partido no sirve de referencia. Ganar ese partido me sirvió para clasificarme antes que los demás, pero nada más. Eso es ya pasado y no hay que darle más vueltas. Los partidos de cuartos y la semifinal ya se han pasado. Ahora nos jugamos todo a un partido. A esa hora, en ese momento, tienes que estar al cien por cien y no es fácil.

- ¿Cómo lleva ser el centro de los elogios de todos los rivales? Según Altuna es el pelotari más completo del cuadro profesional.

- No le hago mucho caso a las cosas que me puedan descentrar, aunque en este caso no me descentran. Cada persona tendrá su opinión. Yo me centro en lo mío sin hacer caso a esas cosas porque no suelen ser para bien. Yo lo que tengo que hacer es entrenarme y jugar bien y ocuparme de la final.

- Las dos últimas finales han sido marcadores muy ajustados (22-21 y 22-20). ¿Espera otro partido igualado?

- Nunca se sabe por dónde puede tirar la final. Espero que sea un gran partido, que la gente la recuerde como una buena final y que disfruten. Y si gano yo, pues mejor (risas).

-Desde fuera se le ve como un pelotari tranquilo, racional. ¿Eso le puede dar un plus especial en los momentos decisivos, cuando las pulsaciones están a 160?

- Al final la procesión va por dentro. Los nervios y la tensión van por dentro. ¡Y mal asunto si no hubiera! Siempre está la preocupación de hacerlo bien. Luego, una vez que entras en la cancha se te olvida todo y sólo te centras en llegar al tanto 22. Y aunque el rival te vaya ganando, yo soy de los que piensa que hay que sudar cada tanto. Si quiere ganarte, que te gane. Claro ejemplo es el partido que jugué contra Juan (Martínez de Irujo). No di el partido por perdido hasta el tanto 22 y por suerte pude darle le vuelta y ganar la final.

- ¿Es usted supersticioso?

- No, la verdad es que no le doy ni una vuelta a eso. No me pongo a pensar tampoco en esas cosas.

-Una comida favorita

- No sé... Ahí me has pillado. Probablemente carne, chuleta.

- Un equipo de fútbol

- El Athletic.

- Un lugar donde pasar unas vacaciones.

- Ibiza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos