Una matinal accidentada en El Revellín

Rodrigo se dispone a sacar durante el encuentro de ayer. :: díaz uriel

Un pelotazo a Picote obliga a suspender la semifinal del torneo de la Vendimia

LA RIOJA LOGROÑO.

El Revellín vivió ayer una mañana muy diferente a las habituales. Acostumbrados a la fiesta y el deporte, la sombra de la desgracia planeó ayer por el recinto logroñés. Un desafortunado pelotazo en la cabeza a Picote acabó con éste tendido en el suelo.

Un golpe brutal que requirió de su traslado a un centro hospitalario para la realización de diversas pruebas médicas y radiografías. Tardó la ambulancia en llegar a El Revellín y los minutos de espera se hicieron eternos.

El marcador reflejaba ese momento un 10-4 favorable a Rodrigo y Sánchez, por lo que ambos se han clasificado para la final del torneo de la Vendimia, que se disputará el viernes. Pero ayer, eso era lo de menos.

La preocupación por la salud de Picote, que entraba en el festival de carambola, supliendo a Zabala, era lo que realmente importaba. Durante la tarde de ayer, al joven pelotari le cosieron la herida con puntos de sutura internos y externos antes de que pudiera regresar a casa.

Los espectadores, antes del desafortunado golpe, pudieron disfrutar de un igualado y bonito partido entre Urbina y Oswaldo contra Bobadilla e Íñigo, con victoria de los primeros por 22-19.

Hoy, segunda semifinal

Para hoy está programada (11.00 horas) la segunda de las semifinales del torneo de la Vendimia, en la que Prado y Marín se verán las caras con Capellán y Pedro. Además, también se disputarán dos encuentros de parejas. Plaza y Alejandro se enfrentarán a Marcos y Hernáez y Miguel y Álex formarán dupla para intentar superar a Arrillaga e Igor.

Fotos

Vídeos