Martínez-Ibáñez y Rodrigo-Ruiz ganan el Torneo de Navidad

Pedro Ruiz golpea la pelota en la final de mayores. :: miguel herreros/
Pedro Ruiz golpea la pelota en la final de mayores. :: miguel herreros

Más de quinientas personas disfrutaron de tres horas de pelota en el Adarraga

V. S.

El desenlace del XIII Torneo de Navidad Embalajes Blanco disputado este jueves en el frontón Adarraga no pudo tener más emoción ni mejor ambiente. Más de quinientas personas poblaban la cancha del recinto logroñés, una cifra estimable hasta para la pelota profesional. Y lo mejor que se puede decir es que disfrutaron de las casi tres horas de pelota.

Comenzó el festival con la final del Cuatro y Medio entre Asier y Huerta. Clara victoria del ezcarayense, que tiene maneras y golpe, como su hermano Darío, y ante el que Huerta poco pudo hacer (22-11).

En la primera final de parejas, la de juveniles, Martínez e Ibáñez se llevaron un trabajado encuentro de desenlace incierto ante Bobadilla y González. Tras lograr empatar a 20 tantos, los ganadores se fueron al cartón 22. Tanto trabajo le pesó a González, que no pudo aguantar el arreón final de sus rivales, conquistadores de la chapela.

Ya cerca de las 20.00 horas comenzaba la última de las luchas por el título. Prado y Matute III se veían las caras con Rodrigo y Pedro Ruiz. Comenzaron ganando los primeros (4-0) con Pedro Ruiz todavía frío. Pero los azules le dieron la vuelta al tanteador con una tacada de cinco tantos (4-5). Hasta la recta final, el najerino y el de Villar de Torre parecían llevar las riendas del partido, aunque sin apenas diferencias. Los empates a 6, 7, 9, 10, 11 y 12 eran una clara muestra. En ese inicio hubo más errores que aciertos (muchas chapas o ganchos a la raya de contracancha), pero el partido cogió vuelo cuando los colorados se pusieron 15-12. Rodrigo reaccionó y el trabajador Pedro Ruiz impuso su ritmo (15-15). Dos tantos después, en un peloteo durísimo, Prado sufrió un problema muscular y tuvo que ir a vestuarios cojeando. Pero, todo bravura, volvió a mostrar sus cualidades defensivas y su velocidad. Tras la igualada a 17 y 18, el villametrense Rodrigo dio un paso adelante. Una apertura, un golpe atrás y un tantazo de dejada-contradejada que levantó al público pusieron el 18-21. Un saque de Rodrigo puso el punto final al choque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos