Lucha por llegar a la cabeza y pelea por salir del pozo

Larunbe, Bengoetxea, Iribarria y Merino, ayer en Mondragón. ::/ASPE
Larunbe, Bengoetxea, Iribarria y Merino, ayer en Mondragón. :: / ASPE

Irribarria y Merino se la juegan ante Bengoetxea y Larunbe mientras que Víctor y Albisu buscan doblegar a Altuna y Martija

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

La quinta jornada del Campeonato de Parejas, antes de la vorágine navideña, comenzará con los partidos en los que se ven inmersos los dos pelotaris riojanos. Mañana, en Mondragón (18.00 horas; en diferido, ETB1, 22.00), se dirimirá la pelea por salir del pozo.

Iker Irribarria y David Merino se enfrentan a Bengoetxea y Larunbe. Sobre ambas combinaciones había (y hay) puestas expectativas, pero de momento los resultados no les acompañan. Un triunfo y tres derrotas llenan las estadísticas de ambas parejas. La que gane mañana dará un salto importante en la tabla; la que caiga, verá comprometido su futuro cuando se pasa la frontera del tercio de torneo.

Para David Merino, se trata de un partido de exigencia. «Aunque no es definitivo, sí que es muy importante. Hay que ganar en Mondragón para seguir metidos en la pomada», analiza el de Villar de Torre. En Urrechu, ante Urrutikoetxea y Aretxabaleta se quedaron en 14 y, a pesar de eso, se fueron con las mejores sensaciones de todo el campeonato. «Mantuvimos un buen concepto de juego, pero ellos jugaron muy bien y nos faltó un poco de acierto a la hora de remate. A Iker se le fueron algunas pelotas a la chapa o por milímetros. De haber entrado, todo hubiera cambiado», insiste.

Mientras, el sábado en Pamplona se verán las caras duplas que aspiran a lo más alto. Altuna y Martija detentan el liderato momentáneo. Víctor y Albisu lo tuvieron hasta encadenar dos derrotas consecutivas en las últimas jornadas. Para el ezcarayense, es el momento de «acabar con los errores». «Las dos parejas estamos en situaciones contrarias. Martija no está fallando y Altuna, que siempre gana tantos, tampoco. A nosotros nos ha ocurrido al revés», explica el ezcarayente. «Gran parte de la culpa en el Adarraga fue mía porque Albisu jugó bien, aunque también con algún error. Pero si yo en vez de fallar nueve, fallo tres, el resultado hubiera sido otro», incide Víctor Esteban.

Respecto al material, el riojalteño no se quedó completamente satisfecho. «Ellos han encontrado pelotas muy bajas y nosotros, que buscábamos alguna más viva, no las hemos tenido», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos