Larunbe desequilibra el partido de Estella

El zaguero goza de un gran golpe, posibilita el remate Bengoetxea y anula a Olaizola y, sobre todo, a Imaz, que sufrió en todas sus acciones

M.G. LOGROÑO.

Mikel Larunbe era la clave del partido que ayer libró junto a Oinatz Bengoetxea en Estella. Llegaban a la cita después de perder ante Víctor y Albisu en Logroño. Otra derrota hubiera puesto ambas mentes a pensar más de la cuenta, pero salieron victoriosos de la cancha. Ganaron por 22-11 a Olaizola e Imaz. Y, además, con mayor facilidad de la pensada. Unos apenas fallaron y otros erraron en exceso.

22 BENGOETXEA LARUNBE

0 OLIAZOLA IMAZ

Duración
55 minutos
Pelotazos
504
Saques
Bengoetxea, 2; Olaizola, 2
Faltas
Bengoetxea, 0; Olaizola, 0
Ganados
Bengoetxea, 6; Larunbe, 3; Olaizola, 6; Imaz, 0
Perdidos
Bengoetxea, 2; Larunbe, 1; Olaizola, 6; Imaz, 5
Marcador
4-0, 4-2, 5-2, 11-2, 11-3, 11-5, 12-5, 14-5, 14-6, 18-6, 18-8, 19-9, 19-10, 20-11, 21-11 y 22-11
Incidencias
Frontón de Estella. Muy buena entrada. Segunda jornada del Campeoneato de Parejas.

Bengoetxea y Larunbe marcaron el ritmo desde el primer pelotazo, a pesar de sacar azules. Larunbe mostró una imagen muy irregular en el pasado torneo de Parejas, pero en el actual está sabiendo contener sus ausencias de la cancha, que le llevan a cometer muchos errores. Pocos protagonizó en el Adarraga. Ayer, uno. Solo uno, por tres pelotazos ganadores.

Larunbe preparó el terreno. Tiene mucha más pegada que Imaz, que además entregó la primera pelota. Falló mucho el zaguero azul, al igual que Olaizola, menos acostumbrado a tirar el cuero, aunque también es verdad que arriesgó con la apertura de su gancho.

Los ganadores se pusieron rápidamente con una clara ventaja, 4-0, merced a dos aciertos y dos errores de Imaz. Esa fue otra de las claves del enfrentamiento: las distancias. Dos tantos de Aimar rompieron ese comienzo, pero el ritmo colorado era superior y cuando los azules querían reaccionar se veían cortados al instante. Larunbe pegaba y Bengoetxea remataba. Trabajaban bien el tanto tanto adelante como atrás. Larunbe ponía con facilidad la pelota en el cuadro 10 e Imaz sufría para devolverla. En dos ocasiones no llegó al frontis.

Con 11-2 en el marcador, la situación era alarmante. Una cosa es perder y otra hacer el ridícilo debió pensar Olaizola, que sumó tres tantos de tacada. Pero estaba solo. A Imaz no le valía con llevarla a buena. Necesitaba una pegada que ayer no tuvo. Así, el duelo entró en una fase de intercambio desigual de tantos. Por cada tres que sumaban unos, los otros se conformaban con uno. 14-5, 18-7. No había forma de parar a Bengoetxea, que movía constantemente a Olaizola si no lograba evitarle por alto. Ancho, pared y ancho si era necesario un tercer golpe. Y no fallaba. El partido caminaba hacia el desánimo de los perdedores. El 20-10 fue sintomático. Tanto de Larunbe. Le siguieron dos errores de Aimar que finiquitaron un partido que desequilibró Larunbe. Primer punto para los colorados y con uno se quedan los azules.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos