PELOTA

Jornada de elogios y respeto

Víctor Esteban prueba una de las pelotas ante la atenta mirada de su hermano Gorka. :: juan marín/
Víctor Esteban prueba una de las pelotas ante la atenta mirada de su hermano Gorka. :: juan marín

Contentos con el material y sin asumir la etiqueta de favorito, navarro y riojano separaron cueros ante su cita de mañana Olaizola y Víctor se alaban mutuamente a dos días de su partido

M. GLERA

logroño. Poca expectación generó la presencia de Olaizola y Víctor en el Adarraga. La hora no era la mejor (15.00). Mañana se espera más público en un recinto que mantiene el pulso profesional después de pasar la feria de San Mateo y que no entra (por ahora) en la sequía de años anteriores. Será la segunda jornada de semifinales del Cuatro y Medio.

Ni el riojano ni el navarro tuvieron problemas con el cestaño. Primero separó esféricas Olaizola ante la atenta mirada de Alústiza, Beloki, Berasaluze y Gorostiza. Después lo hizo Víctor Esteban, al que acompañó su hermano Gorka. «Parecen buenas pelotas. Esperaremos a ver qué comportamiento tienen en el frontón, pero estoy contento»», afirmaba el pelaire después de que se sellasen dos cueros de 106.3 y 106.6 gramos. «Muy a gusto con las pelotas. Son bonitas para el Adarraga y para la distancia», sentenciaba Olaizola, que se decantó por 106.4 y 105.8.

Lo cierto es que se trata de un partido inédito. El veterano contra el joven. Aun así, Aimar mostró un enorme respeto a su adversario. «Tengo enfrente a un pelotari joven, que ya está empujando mucho. Está centrado y jugando muy bien en los últimos encuentros. Da mucha velocidad a la pelota y termina bien los tantos», admitía.

Aimar Olaizola Pelotari «Nunca ha hecho caso a la etiqueta de favorito. Víctor da mucha velocidad a la pelota y acaba bien» Víctor Esteban Pelotari «Hay que hacer todo perfecto para ganar a Aimar. Buscaré un partido agresivo y físico»

El navarro está curtido en mil batallas. Lo primero que hizo fue desterrar que sea favorito mañana. Nadie tiene dudas de ello, pero él prefiere rechazarlo. «Llevo muchos años jugando con la etiqueta de favorito, nunca le he hecho caso y nunca lo haré. Ésta es una distancia en la que todo el mundo juega mucho. El partido está abierto», decía, si bien sus palabras contrastaban con las del riojano. «Aimar es favorito siempre que sale al frontón en esta distancia. No tengo nada que perder y sí mucho que ganar. Para mí es mejor medirte a un rival como Aimar que no contra otro que te genere más presión. Aimar ha dominado esta disciplina durante años. Hay que hacer todo a la perfección para ganarle. Le plantaré cara y le haré trabajar si quiere ganar», reflejaba el pelaire.

Ahora bien, en la cancha no hay amigos ni ídolos. El riojano asegura que se mide a Olaizola con «enorme ilusión» porque a cualquier pelotari «le hace ilusión jugar contra Aimar». Recuerda, además, que juega en casa, en el Adarraga, lo que le otorga al partido un carácter «muy especial». Al navarro, siete veces campeón de la distancia, no le incomoda el escenario y recuerda que juega «muy a gusto» en el Adarraga. «Es un frontón bonito para la distancia», afirma.

Así Víctor piensa en un duelo eléctrico. «Tendré que hacer un partido muy serio, sin salirme del guión. Un partido agresivo, en el que el físico lo haga largo. No quiero un enfrentamiento el tran-tran, sino rápido», incide. Catorce años les separan.

Y como ayer fue una sobremesa de halagos mutuos, ambos descartaban también que haber ganado el primer partido sea decisivo y recuerdaban que el segundo es determinante. «No creo que quien gane mañana esté ya en la final. Sí que es verdad que el segundo punto te acerca mucho, pero no hay que olvidar a Bengoetxea y Elezkano porque tienen las mismas opciones que nosotros», dice Víctor, mientras que Aimar recuerda que nadie se puede «confiar» porque haya ganado ya. «Si pierdes este segundo encuentro y haces un tanteo malo, aunque ganando el tercero puedes quedarte fuera», advertía.

Más

Fotos

Vídeos