Hambre de Parejas

Víctor y Bengoetxea, ayer en el Adarraga antes del duelo del domingo. :: díaz uriel/
Víctor y Bengoetxea, ayer en el Adarraga antes del duelo del domingo. :: díaz uriel

La «ilusión» de Víctor se medirá el domingo con la veteranía de Bengoetxea

V. S.

logroño. El frontón Adarraga lucía ayer desierto mientras en la cancha, Bengoetxea y Larunbe sudaban contra Víctor y Albisu. Los protagonistas del encuentro del domingo se probaban tres días antes. En la antesala del primer partido del Campeonato de Parejas, todos estaban convocados para la elección de material, pero no se lo tomaron como un trámite, sino como un entrenamiento de nivel. Muchas ganas y una sola obsesión: empezar ganando la primera cita de un torneo larguísimo, pero en el que los puntos cosechados al principio resultan siempre clave.

El más sonriente era Víctor Esteban, que se enfrenta a su primer Parejas como titular. «Me hace mucha ilusión. A todo pelotari le gusta estar en la presentación. Llevaba mucho tiempo intentándolo y el año pasado me quedé a las puertas. Pero me lo tomé bien y me di cuenta de que también era culpa mía y tenía que cambiar. Y lo he logrado», aseguraba.

El premio es disfrutar del brillante Jon Ander Albisu como compañero. El ezcarayense tiraba de humildad para definir la pareja: «El mejor zaguero de Asegarce es Albisu y en la delantera, por nombre, yo soy el peor». Pero Bengoetxea, su rival del domingo, desmintió esas palabras: «A Víctor no le hace falta motivación. Es su primer campeonato como titular y llega con un gran juego, una enorme chispa y haciendo mucho daño a la pelota. Con Albisu como zaguero, nos enfrentamos a un partido muy complicado».

Es la voz de veterano, del vigente campeón Manomanista y hasta hace dos semanas, también del Cuatro y Medio. Formará con Mikel Larunbe, junto al que en la pasada edición llegó a la final. Todo un pasaporte de favoritismo. Navarro y vizcaíno prefieren no cargar con ningún peso añadido. «Si no lo hacemos todo muy bien, nos costará mucho ganar partidos», analizaba el de Leiza. «No creo que seamos candidatos y menos viendo la igualdad. Eso sí, si jugamos a gran nivel, podemos ganar a cualquiera», sintetizaba su zaguero.

Sin revancha

Además, el encuentro del domingo tendrá un toque de picante añadido. Víctor, en el último partido de cuartos de final del Cuatro y Medio, estuvo a dos tantos de dejar fuera a Bengoetxea. 22-18 ganó el navarro y ahora, casi cuatro semanas después, se vuelven a ver las caras. «Me alegra enfrentarme a él de nuevo, pero no por revancha sino por jugar contra un gran compañero y un gran pelotari», indicaba el riojalteño. «Pero sí me motiva poder resarcirme un poco ante mi gente», añadía.

Mientras, para Bengoetxea, Víctor no necesita buscar revancha el domingo, sino lucirse. «Tiene una gran derecha, la toca mucho, más que nadie, desde los cuadros alegres. Y si a eso se suma el potencial de Albisu con los dos brazos, van a dominar la mayor parte de los partidos», vaticinaba el delantero de Leiza.

En el ritual de la elección, Bengoetxea y Larunbe apenas consumieron dos minutos para seleccionar unos cueros de 106, 104,4 y 105,9 gramos. Mientras, Víctor y Albisu se demoraron un poco más para llevar al cestaño tres esferas de 106,3, 104,8 y 104,5 gramos. «Sus pelotas son más rápidas, pero sin problemas», analizaba Albisu. «Bengoetxea tiene ya una pelota asignada, más oscura, así que para él le resulta más fácil. En nuestro caso, ha elegido Albisu porque yo me amoldo y porque las pelotas de Bengoetxea no me van mal de todo», concluía el ezcarayense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos