La gran oportunidad de Víctor

Víctor y Olaizola posan con el material que separaron el miércoles. /Juan Marín
Víctor y Olaizola posan con el material que separaron el miércoles. / Juan Marín

M.G. Logroño

Víctor Esteban (Ezcaray, 1993) afronta esta tarde su partido más importante en la disciplina del Cuatro y Medio. «A cualquier pelotari le hace ilusión enfrentarse a Aimar», decía el miércoles. Pues bien, se mide a Olaizola, máximo exponente de la distancia. El navarro es el gran favorito, aunque descarte esa etiqueta. Si el que vence es el pelaire, la sorpresa será recordada por mucho tiempo.

Siete partidos ha disputado el delantero riojano en el Cuatro y Medio. Los mismos que finales ha ganado el navarro. La primera, en el año 2002, cuando Víctor no había cumplido los diez años y disfrutaba de la pelota en el frontón de su pueblo. Hoy se ven las caras en el Javier Adarraga, en el cierre de un festival que abren Gorka y Merino II contra Mendizabal y Martija (19.20 horas).

«Tendré que hacer un partido muy serio, sin salirme del guión. Un partido agresivo, en el que el físico lo haga largo. No quiero un enfrentamiento el tran-tran, sino rápido», señalaba Víctor tras elegir material el miércoles. Su argumento se basa en la diferencia de edad (14 años). Quiere que no haya interrupciones, que se juegue rápido, que Olaizola acuse el paso de los minutos. Ahora bien, sabe que debe completar un partido «perfecto» para derrotar a su adversario. «Aimar es un portento físico», recuerda. Y de su juego, todo el mundo sabe cómo se las gasta. Víctor se decantó por pelotas de más peso que su adversario, aunque lo que cuenta es que sean vivas. Un riesgo que asume el pelaire, pero su reto es jugar como los grandes: saque y remate. Si está acertado, tiene opciones; ahora bien, esa jugada también la ejecuta a la perfección Olaizola. De ahí el riesgo de pone en juego pelotas que anden. Al menos, en esta ocasión no hay problemas con el material. El riojano se quejó del cestaño a pesar de ganar a Elezkano la pasada semana. Ahora ha sido más comedido.

Víctor y Olaizola encaran el duelo conscientes de que ya tienen un punto en sus respectivas cuentas. Ganar el primer partido da cierta tranquilidad, pero perder el segundo complica el futuro. «No creo que quien gane esta tarde alcanzará ya en la final. Sí que es verdad que el segundo punto te acerca mucho, pero no hay que olvidar a Bengoetxea y Elezkano porque tienen las mismas opciones que nosotros», decía Víctor. Oinatz y Danel se medirán mañana en Pamplona. «Yo acudo a este enfrentamiento como si hubiera perdido el primer partido. No te puedes confiar porque si pierdes este segundo partido y haces un tanteo malo, aunque ganando el tercero puedes quedarte fuera», admitía Aimar.

El discurso del campeón es muy prudente, incluso halagador con su rival. «Víctor es un pelotari joven, que ya está empujando mucho. Está centrado y jugando muy bien en los últimos encuentros. Da mucha velocidad a la pelota y termina bien los tantos», apuntaba.

Su juego no es un secreto. Olaizola cubre toda la cancha, tiene buen saque, un magnífico gancho y una buena defensa. Pelotari muy completo como lo demuestra su trayectoria. Víctor tiene que anular todas esas virtudes si quiere sumar su segundo punto y encarar su partido contra Bengoetxea, en siete días, pensando que puede llegar a la final. Esa será otra historia.

Más

Fotos

Vídeos