Gorka se queda a las puertas

Gorka prepara su golpe de derecha, en un partido anterior. :: diaz uriel/
Gorka prepara su golpe de derecha, en un partido anterior. :: diaz uriel

El riojano cae en Santo Domingo tras su intento de remontada frente a Urretabizkaia

M.G.

Logroño. Tenía Gorka Esteban la oportunidad de despedirse del Manomanista de Promoción con un sabor de boca mucho más agradable que el dejado por partidos anteriores, pero cayó ante Beñat Urretabizkaia, 19-22. Cuando le pilló el falló a su rival, la diferencia resultó insalvable para el pelaire. El bronce del torneo viaja a Guipúzcoa.

19 GORKA

0 URRETABIZKAIA II

Duración
52
Pelotazos
240
Saques
Gorka,5 ; Urretabizkaia, 2
Faltas
Gorka, 0; Urretabizkaia, 0
Ganados
Gorka, 10; Urretabizkaia, 16
Perdidos
Gorka, 4; Urretabizkaia, 4
Marcador
2-0, 2-3, 3-3, 3-5, 6-5, 6-12, 9-12, 10-13, 10-19, 11-19, 13-19, 13-20, 19-20, 19-22
Incidencias
Frontón Margubete de Santo Domingo. Buena entrada, con aficionados de Ezcaray en las gradas.

El riojano fue el primero en romper el marcador con dos acciones que le dieron dos tantos de ventaja, pero la renta fue efímera. Urretabizkaia tenía mucho más claro cómo hacer daño al riojano que viceversa. Al menos, sabía cómo plasmarlo. Entre dos errores del pelaire, el vasco vio el camino que debía seguir: el pelotazo. Es uno de los principios del mano a mano, junto con el saque y el remate, mover al rival y la carambola. Muchas armas. A través de ellas, el riojano pasó de un 3-5 adverso a un 6-5 favorable, pero una vez recuperado el saque, de pelotazo de nuevo, el guipuzcoano insistió en su gran argumento. Golpear el cuero y debilitar la defensa de aire de Gorka. Demasiada pelota entregada para una pegada más poderosa. Sumó cuatro y una cortada para provocar la primera ruptura: 6-12.

El ezcarayense no podía salir del bucle, pero una de esas jugadas con cierta fortuna como es una pelota caída rompió la dinámica. Gorka recurrió al saque y a un pelotazo con mucha altura lateral para dificultar el aire: 10-13. Buena respuesta. Había partido, al menos eso pensaba el delantero riojano, pero Urretabizkaia no estaba por la labor de satisfacer a una afición favorable al de casa. Una dejada protestada por Gorka abrió otra tacada del forastero. Varió su abanico. Tiró más de la dejada al ancho e incluyó un saque. Cuatro tantos más y ganaría el partido. También se equivocó. Tocaba sufrir.

Cuando Gorka entendió a su rival fue superior, porque tenía más argumentos de juego

Gorka entendió a su rival. Saque largo y remate. Tenía más argumentos. Únicamente debía impedir que Urretabizkaia tomara la iniciativa. Poco, que es mucho. Seis tantos de una tacada. Una vez más el saque y el pelotazo. Su rival no era mejor que él lejos del frontis. O fallaba de aire o entregaba la pelota. Se enredaron ambos en los cuadros alegres y al vasco le salió la volea perfecta al rincón. No llegó Gorka. Estaba contra las cuerdas. 19-21. Urretabizkaia tomó el saque y acertó. Su segundo tanto con la jugada inicial, peor definitivo. 19-22.

Rápido fue el segundo partido. Viernes de fiesta para la parroquia. Irribarria y Zabaleta doblaron en el marcador a Urrutikoetxea y Albisu, 11-22.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos