MANOMANISTA

«Espero que esta derrota no me meta más en el agujero, sino que me ayude»

Víctor Esteban, pelotari de Ezcaray, tras quedar eliminado del Campeonato Manomanista. :: E. del Río

El riojano no se hunde tras caer ante Retegi Bi con todo a favor: «Con 25 años hay mucho margen de mejora» Víctor Esteban Delantero de Asegarce

V. SOTOLOGROÑO.

Nada más llegar a casa, Víctor Esteban se fue a la televisión y empezó a ver la repetición de los dieciseisavos de final del Manomanista. No quiso cambiar su rutina, a pesar de lo doloroso de la derrota ante Retegi Bi. Un día después, el ezcarayense no quiere mirar atrás, quiere abandonar esos fantasmas que le han lastrado y volver a flote. El 22 es su única tabla de salvación.

- ¿Cómo se encuentra tras caer después de ir ganando 14-21?

- Mejor. Al terminar el partido, se me vino el mundo encima por todo. No podía ni hablar. Han pasado 24 horas y creo que ya he pensado más las cosas y me encuentro mejor.

LA FRASE «Hay ciertos momentos en los que la cabeza me ha podido afectar. Espero que un día cambie todo esto»

- ¿Fue el responsable de la derrota o la achaca a las circunstancias?

- Cuando tienes un partido tan a favor, tienes que cerrarlo. De eso tengo la culpa, pero también de haberme puesto 14-21 y de haber hecho bien las cosas. Debo quedarme con lo bueno y con lo malo.

-Con el 14-21, falló una carambola que parecía sencilla. ¿Por qué?

- Estaba centrado en el saque. Los estaba variando bien y en ese tanto me dio la corazonada de que Julen se iba a quedar atrás, por eso le saqué largo. Me restó con valentía y se me echó la pelota y en vez de ir a ganar el tanto con convicción quise no fallar, que es lo que nunca tienes que pensar. Le di con altura y se me marchó fuera.

- ¿Qué enseñanzas va a sacar para el futuro?

- Estando centrado puede competir contra cualquiera. Pero los demás juegan. Tengo que preparar los campeonatos con las mismas ganas e ilusión que hasta ahora para poder hacer bien las cosas.

- ¿Le ha llamado alguien de Asegarce, su empresa?

- He hablado con Pablo Berasaluze y con algún técnico. Me han puesto esta próxima semana dos partidos y se lo agradezco porque creo que es bueno para olvidar la mala sensación de Eibar y pensar en el futuro. Ha sido un chasco grande y creo que para ellos también. Ahora a pensar en lo que viene y a volver a ganar.

- ¿Qué le han dicho?

- Me quedo con lo que me ha dicho Pablo [Berasaluze], que me vio muy bien, que estaba preparado para competir en la modalidad y que lo que habíamos trabajado lo había llevado a cabo. En la última parte se juntaron diferentes circunstancias. Pero él me vio bien tanto con la derecha y con la zurda, que había mejorado y aún hay margen de mejora.

- ¿Es la cabeza el peor enemigo de Víctor Esteban?

- Quizás hasta ahora, sí. Siempre he pensado y todo el mundo me ha insistido en que mis condiciones para jugar a pelota son buenas, pero hay ciertos momentos en que la cabeza me ha podido afectar. Ante Retegi Bi fue un caso, pero también me ocurrió contra Bengoetxea, en el Cuatro y Medio, que fue mi peor partido, o el año pasado contra Rezusta, un partido que ganaba con facilidad y se me escapó. Si empiezo a echar marcha atrás, son partidos que podía haber ganado en muchas ocasiones y que se me han ido. Sólo espero que un día cambie todo esto. Voy a poner todo de mi parte para encontrar las soluciones y estoy trabajando para ello.

-Los pelotaris trabajan físico, técnico, frontón... ¿y la cabeza?

- Hasta el Cuatro y Medio estaba trabajando muy bien, incidiendo en mantenerme metido en los partidos y me estaba saliendo bien. De cara al Parejas fue distinto y cuando tomaron la decisión de quitarme me resultó difícil, casi imposible, afrontar los partidos. Tomar las decisiones dentro del frontón era complicado. En Eibar me volví a encontrar bien, pero no fue lo mismo que en el Cuatro y Medio, porque ahí también perdía contra Aimar y tomé las decisiones correctas. Voy a tener que retomar la senda de antes.

- ¿Le ha castigado ser el delantero con menos peso en Asegarce para que tomen decisiones con usted que no han tomado con otros?

- No quiero compararme. Tengo que pensar en lo que hice. Perdimos partidos, se nos escaparon choques que teníamos en la mano, quizás como me pasó en Eibar, y eso lo debo cambiar. Independientemente de que hayan tomado una decisión conmigo que quizás no hubiesen tomado con otros, tengo que pensar en lo que debo hacer para continuar con mi margen de mejora.

- ¿Le va a dar muchas vueltas a este Manomanista?

- Espero cambiarlo rápido. En otra época, cuando le he dado tantas vueltas, no he sacado nada positivo. Hay que pensar en lo que viene. Quiero olvidarlo rápido, ser optimista, sacar las cosas buenas y olvidar el resto.

-Después de ver el partido repetido, ¿cómo vio a Víctor desde fuera?

- Creo que jugué un buen partido, quería verme con ilusión dentro del frontón y plasmar lo que había venido entrenando. Lo había preparado muy bien y sabía que podía competir contra cualquiera y hacer las cosas bien. Y lo hice. Fui capaz de buscarle las cosquillas a Julen. Saqué como había entrenado, también resté bien... Pero en la última parte ves cosas que se pueden cambiar porque los partidos hay que cerrarlos.

- ¿Se está pidiendo mucho a un pelotari de 25 años?

- No sé lo que piensan los demás, pero me he metido mucha presión, siempre he querido hacer las cosas muy bien. Ahora, en la pelota, o triunfas rápido o parece que se te pasa un poco y todos nos presionamos. Pero creo que tengo condiciones. Con 25 años hay mucho margen de mejora y por eso estoy tranquilo: por trabajo, por ganas y por ilusión voy a hacer todo lo que pueda.

-¿Este tropiezo le saca del pozo o le hunde más?

- Creo que me va a sacar. Volví a verme bien, como en el Cuatro y Medio, he sido consciente de que podía competir ante un gran pelotari y que tuve todas las opciones de ganar. Espero que esta derrota no me meta más en el agujero sino que me ayude a salir y voy a poner todo de mi parte para lograrlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos