PELOTA

Un duelo vasco seis décadas después

Altuna y Urrutikoetxea. :: /L.M.
Altuna y Urrutikoetxea. :: / L.M.

La ausencia de navarros en la final del Cuatro y Medio rompe con una tradición histórica

L.R. Logroño

No quedan entradas para la final del Cuatro y Medio en Bilbao. El duelo entre Mikel Urrutikoetxea y Jokin Altuna ha generado una gran expectación por muchas razones. Pero una, sobre todo, ha puesto picante a la final. Se trata del primer duelo sin navarros en los últimos 60 años, desde la pelea por el título de 1957, en la que el bañejo Barberito I no pudo encadenar su tercer título consecutivo tras caer ante el alavés Ogueta.

Entonces, se paró la competición tres décadas, pero desde su retorno, en 1989, siempre había llegado a la lucha por la chapela al menos un pelotari navarro. Siempre, hasta este curso, cuando el enfrentamiento medirá a un vizcaíno y un guipuzcoano. Retegi II, Eugi, Galarza, Nagore, Barriola, Olaizola II, Irujo, Bengoetxea... Una pléyade de estrellas forales que han desaparecido este año para dejar un duelo entre vascos que satisface a las empresas y aporta alicientes al público. Pero no al riojano. Desde el 2007, con el título de Titín, no ha vuelto a haber representación local en la final del acotado. Y ya han pasado diez años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos