A Darío le fallan los conceptos

El delantero de Ezcaray Darío Gómez se dispone a golpear con su mano derecha. :: díaz uriel/
El delantero de Ezcaray Darío Gómez se dispone a golpear con su mano derecha. :: díaz uriel

El de Ezcaray cae eliminado del Manomanista tras errar en los restos y en la toma de decisiones a la hora de atacar

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

No pudo Darío Gómez superar el primer partido del Manomamista de Promoción y cayó ayer ante Bakaikoa (16-22) en el frontón de Vergara. Como sucediera el año pasado, el de Ezcaray se queda con las ganas en su estreno en el torneo.

16 DARÍO

0 BAKAIKOA

Duración
55 minutos y 51 segundos.
Pelotazos
277.
Saques
Darío, 2; Bakaikoa, 3.
Faltas
Darío, 0; Bakaikoa, 1.
Ganados
Darío, 11; Bakaikoa, 9.
Perdidos
Darío, 10; Bakaikoa, 2.
Marcador
1-0, 1-3, 5-3, 5-6, 6-6, 6-8, 7-8, 7-9, 8-9, 8-14, 9-14, 9-15, 11-15, 11-17, 13-17, 13-20, 16-20 y 16-22.
Botilleros
Jokin Etxaniz en la silla de Sarío y Pablo Berasaluze en la de Bakaikoa.
Incidencias
Frontón de Vergara.

A pesar de que tiene condiciones para la modalidad, Darío no hizo ayer el juego necesario para sacar adelante el partido. Falló sobre todo a la hora de restar y en la toma de decisiones en el momento de atacar. Dicen que de las derrotas se aprende más que de las victorias. Si realmente es así, el de Ezcaray tiene que tomar buena nota de lo que pasó ayer.

Comenzó el partido con intercambio de tantos hasta que Darío se puso por delante aprovechando el saque, una de sus principales virtudes (5-3). Sin embargo, Bakaikoa salió respondón. «El favorito de los favoritos», lo definió Darío en la previa. El de Echarri-Aranaz se puso por delante en el electrónico gracias a su juego. Pero además merced a los dos errores básicos, de concepto, del pelotari riojano. El primero, restar a bote. En esta modalidad, con la velocidad con la que se juega, responder al saque esperando el bote es dar demasiada ventaja al adversario. Y no hay nadie manco.

El otro error de bulto fue no ir al ataque cuando tenía pelota para ello. Mejor dicho; hacerlo, pero mal. En esta modalidad primero hay que castigar atrás para luego acabar, y Darío erraba una y otra vez intentando acabar el tanto de primeras. De esta manera, Bakaikoa se adelantó con una ventaja peligrosa (8-14).

Un rayo de esperanza apareció en el horizonte con una falta de saque de Bakaikoa (10-15) que Darío encadenó con un tanto como mandan los cánones en el Manomanista, buen saque y pelotazo atrás. El de Asegarce no acierta a devolver (11-15). Dos tantos más de Bakaikoa y otro halo de esperanza. Darío muestra el poderío de su zurda con una pelota que corre por pared hasta obligar a Bakaikoa (12-17).

Continuó el riojano conservando el saque con fortuna, ya que su rival, con todo a favor, se llenó de pelota y la puso en contracancha (13-17). Sacó bien pero volvió a errar en la toma de decisiones. Con la pelota entregada, en vez de sacudirle atrás, Darío se jugó un dos paredes que ni siquiera fue a buena. Otro jarro de agua fría para el riojano (13-18). Descanso obligado por la televisión.

Un error con la zurda de aire (ayer una jugada muy repetida) y un saque de Bakaikoa (de nuevo el riojano intenta restar de bote una pelota que cae en el siete) pusieron el electrónico franco para el de Asegarce (13-20).

Aún tuvo tiempo Darío de anotarse una dejada de recurso cuando estaba obligado (14-20), un saque (15-20) y de nuevo otro saque con Bakaikoa fallando de aire (16-20). Pero no era el día de Darío que volvió a fallar con la zurda (16-21) diciendo adiós a sus aspiraciones. El último tanto fue un martilleo del de Echarri-Aranaz hasta sumar el tanto (16-22).

Darío que queda apeado del Manomanista de Promoción y Bakaikoa que espera ahora la ganador del Gorka-Erostarbe.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos