PELOTA

Cinco meses en blanco y negro para Víctor

Víctor Esteban realiza un gesto de rabia durante un partido. :: justo rodríguez/
Víctor Esteban realiza un gesto de rabia durante un partido. :: justo rodríguez

El delantero riojano acabó el domingo con una larga temporada sin ganar un partido

ELOY MADORRÁN LOGROÑO.

Cinco meses sin ganar. Dicho así suena fuerte. Pero es la realidad. Víctor Esteban consiguió el domingo acabar con una nefasta racha de cinco meses sin llegar al cartón 22 en un partido de pelota. Fue en la localidad zamorana de Aspariegos, donde venció junto a Aretxabaleta a la pareja formada por Arteaga II y Ladis Galarza (22-21). La anterior victoria del delantero riojano se remonta a la segunda jornada del Campeonato de Parejas, concretamente al 3 de diciembre del pasado año. Fue en el frontón de Ciérvana. Los aficionados lo recordarán porque en ese encuentro se lesionó Ladis Galarza y el partido finalizó con triunfo de Víctor y Albisu por 22-3.

«Llevaba tiempo sin ganar. Entre lo del Parejas, la derrota del Manomanista y algunos partidos que tuve encarrilados pero no llegaba al cartón 22... Me influyó porque en los últimos tantos haces cosas que no debes por las ganas que tienes de ganar», reconocía ayer el delantero riojano.

Lo cierto es que no le fueron bien las cosas al pequeño de los Esteban después de que la empresa Asegarce decidiera apartarle del Parejas por bajo rendimiento. Fueron semanas de ostracismo en los programas sumado al revolcón moral (y público) que sufrió el de Ezcaray.

Víctor se centró entonces en el campeonato Manomanista. Era su oportunidad perfecta de demostrar, y demostrarse, que las semanas anteriores habían sido un mal sueño. Y lo cierto es que lo hizo perfecto contra Retegi Bi hasta el tanto 21. Pero ahí se acabó la aventura del riojano. La tormenta perfecta. Víctor se fue haciendo pequeño tanto a tanto mientras Retegi Bi se veía ganador. Fue una derrota por la mínima (22-21). Otro palo.

A partir de ahí llegaron partidos en los que, a pesar de jugar bien hasta el tramo final, la victoria se hacía de rogar. Pero después de que la mala racha se acabase en Aspariegos, ahora Víctor mira al futuro con ilusión. Se ha quitado un gran peso de encima. «Ahora estoy preparando el Cuatro y Medio navarro (juega el 26 contra Artola) y luego llega el verano, que es tiempo de disfrutar y fluir en los frontones», explicó Víctor.

La inclusión del pequeño de los Esteban en el torneo navarro ha supuesto un nuevo aliciente para él: «Siempre que cuentan contigo para un campeonato es un alegría. La verdad es que no vengo de la mejor situación anímica, pero físicamente y de juego me encuentro bien. Intentaré llegar lo más lejos posible aunque están los mejores de la distancia».

Cinco meses de sombras que se cerraron el domingo. Tiempo ahora para que Víctor limpie su mente y piense en color. Queda todo el verano por delante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos