CAMPEONATO MANOMANISTA

Altuna doblega a la razón

Altuna doblega a la razón

El guipuzcoano levanta un 7-0 y un 14-9 ante Urrutikoetxea tirando de saque y ataque para meterse en semifinales (16-22)

V. S. LOGROÑO.

Jokin Altuna se maneja como nadie en los bordes de lo racional. Cuando la lógica parece imponerse, el de Amézqueta firma uno de sus trucos y las apariencias se desvanecen. Ayer lo sufrió Urrutikoetxea. El campeón del 2015, semifinalista en el 2016 y finalista el pasado curso fue una víctima. Un especialista con un enorme golpe, capacidad de sufrimiento y variedad de remates se vio superado por un Altuna que parecía hundido antes de convertirse en un gigante.

Porque lo que se vivió en el Atano donostiarra fue un ejercicio de prestidigitación. Altuna, aparentemente, tenía poco que hacer cuando, pasado el ecuador del choque, ejercía de recadero de Urrutikoetxea ante un público que enmudecía poco a poco.

El vizcaíno encadenó un 7-0 inicial apoyado en el saque y en la falta de convicción del de Amézqueta, que envió pelotas arriba, abajo y a tablas. No se encontraba el guipuzcoano, a pesar de que se metió en el encuentro con algunos tantos (una dejada y dos saques consecutivos, jugada que sería, a la postre, determinante para el devenir el choque).

Pero el dominio era claramente colorado, que disfrutaba de ventajas de entre seis y cuatro tantos. Se acercó, en ese tramo medio, Altuna llevando al ancho a su rival, ejecutando una perfecta dejada y firmando otro saque (11-9). Pero Urrutikoetxea reaccionó gracias a un fallo del guipuzcoano y a una carambola de aire (14-9).

Con una renta de cinco tantos y un Altuna maniatado en muchos momentos, la sangre fría del delantero de Asegarce debía de servir para sostener el choque y llevarle en volandas hacia la victoria. Pero jugar contra Altuna guarda un punto de locura. Devolvió la jugada el de Aspe con otro dos paredes y fue el inicio de la resurrección. Una tacada de 0-12 cambió el rumbo del partido. Cinco saques del de Amézqueta (fue uno de los puntos débiles de Urrutikoetxea, especialmente en pared) y un ejercicio de puntillero (ganchos, dejadas y golpes atrás tras dominar) minaron la moral de Urrutikoetxea, que veía hervir su proverbial sangre fría (14-21). El partido que tenía casi ganado estaba casi perdido, a pesar de anotarse dos tantos más, pero ya innecesarios. Altuna se medirá el día 13 en Bilbao a Ezkurdia, en otra ronda de semifinales en la que Aspe ha logrado meter a tres pelotaris.

Además, en el último partido, Erasun se metió en semifinales, donde le espera Urretabizkaia, tras ganar por la mínima a Ugalde (21-22).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos