La Rioja

PELOTA

Dos campeones, un único vencedor

Oinatz Bengoetxea se lamenta tras fallar una pelota. :: l.r.
Oinatz Bengoetxea se lamenta tras fallar una pelota. :: l.r.
  • Ambos pelotaris han ganado en una ocasión el torneo más prestigioso de la pelota a mano

  • Bengoetxea y Urrutikoetxea se juegan esta tarde en el Labrit una plaza en la final del Campeonato Manomanista

Fin de semana trepidante el que arranca hoy en Pamplona y culminará mañana en Eibar. Dos días de pelota, dos semifinales del Manomanista y dos finalistas. Cuatro aspirantes. Dos quedarán fuera.

El Labrit rompe la calma de los último días con un partido que enfrenta veteranía a juventud; pillería a golpe; juego de delantero a otro delantero que puede jugar de zaguero o viceversa. Da igual. Oinatz Bengoetxea y Mikel Urrutikoetxea saben lo que es ganar el Manomanista, el torneo de torneos, pero una vez calada la chapela, el pelotari quiere más. Quiere poblar su pared de boinas negras, quiere sentir lo que es subir una vez más al cajón dominante del podio.

Navarro y vizcaíno se reparten halagos horas antes del enfrentamiento. «Es un choque dificilísimo y explosivo», coinciden los dos. No les falta razón. Puede ganar cualquiera de ellos. El saque en esta disciplina es fundamental y quizá aquí tenga ventaja Urrutikoetxea, porque sabe lo que es restar más a menudo desde la lejanía del frontis.

«Mikel es el pelotari más completo del momento», afirma el de Leiza. Bengoetxea no duda en alabar al rival. Una vez en la cancha, va a lo suyo, a ganar. El pasado año completó la triple corona al sumar el Cuatro y Medio. Un año antes se había alzado con el Campeonato de Parejas y en 2008 venció en el Manomanista. No es suficiente. Cuando uno gana, lo que desea es volver a ganar.

Vencer. Eso es lo que anhela el pelotari vizcaíno, que llega de una mala experiencia en el Parejas, donde comenzó con Beroiz y concluyó con Imaz. Ahora bien, ganó el Manomanista en el 2015 y también el Cuatro y Medio. El pasado año cerró el círculo al vencer en el Parejas, jugando de zaguero. «Oinatz es un gran campeón y lleva años demostrándolo, recuerda Urrutikoetxea. Si gana, habrá eliminado a un campeón; si pierde, lo habrá hecho a manos de uno de los pocos pelotaris que presume de tener la triple corona.

Ambos concluyeron satisfechos con el saco de pelotas que les presentaron. Bengoetxea optó por dos de 105,8 y 106 gramos; Urrutikoetxea, por otras dos de 105,6 y 106,3 gramos, respectivamente. Más allá del peso está su comportamiento sobre la cancha. Bengoetxea es más contundente con el remate que su adversario, aunque deberá tener pelota para el remate; Urrutikoetxea ganará terreno cuando más lejos del frontis mantenga a su oponente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate