La Rioja

El favoritismo no vale en semifinales

Zabaleta, Elezano, Irribarria y Rezusta, ayer en Eibar. :: aspepelota
Zabaleta, Elezano, Irribarria y Rezusta, ayer en Eibar. :: aspepelota
  • Irribarria y Rezusta apelan a la humildad antes de jugar ante Elezkano y Zabaleta

La liguilla de cuartos de final del Parejas ha quedado en el olvido. En sólo una semana, lo que antes valía ahora sólo es un recuerdo. Por eso, todos los clasificados vuelven a pisar con pies de plomo. Los que más, Irribarria y Rezusta, que barrieron en la ronda previa y que deben mantener la línea ascendente. «Nuestra intención es empezar con el mismo tono con los que hemos jugado los últimos partidos. De todos modos, de nada sirve lo hecho hasta ahora, partimos todos de cero», explicaba el delantero de Arama.

Llegaron a semifinales sin las apreturas de Elezkano y Zabaleta, pero eso de poco vale. «El ser favorito no te proporciona ni una chapela ni ninguna victoria», añadía el campeón del Manomanista.

Tanto él como su compañero, el también zurdo Rezusta, son muy precavidos. «Si dejamos que Zabaleta pegue a placer me tocará sufrir, y mucho. Tenemos que coger nosotros la iniciativa», indicaba Rezusta.

Ésa es la clave del choque. Coger la batuta para firmar el primer punto de semifinales, el que aporta tranquilidad y permite encarar las siguientes jornadas con un mínimo de colchón. Para Danel Elezkano y José Javier Zabaleta, ganar supone dar la campanada. «Hemos tenido más dudas que certezas en la fase previa, pero ahora en semifinales partimos todos de cero», reiteraba Elezkano II.

«La clave del partido será que empecemos centrados, porque Danel siempre aprovecha sus oportunidades. Espero tener un buen día y perder lo mínimo posible», aseguraba Zabaleta, un zaguero que ha ido de menos a más pero que siempre aporta un plus de tranquilidad a sus compañeros.

En el Astelena deberán poner a prueba a los favoritos al título, hacerles titubear y rebajarles la moral. Si lo consiguen, el torneo se abrirá de par en par.

Ayer, durante la elección, no hubo quejas respecto al material. Las pelotas de los zurdos dieron 105,8, 105,9 y 106,4 gramos , mientras que las de Elezkano pesaron 105,9, 106 y 106,2 con más recorrido por el suelo las elegidas por la Elezkano II y Zabaleta.