La Rioja

«En el tercer partido, con todo perdido, vi que podía jugar al Cuatro y Medio»

Darío Gómez, con los tacos puestos, en el frontón Adarraga antes de un entrenamiento esta semana. ::
Darío Gómez, con los tacos puestos, en el frontón Adarraga antes de un entrenamiento esta semana. :: / Fernando Díaz
  • El ezcarayense continúa con su progresión y se enfrenta al primer gran reto como profesional: «Espero que los nervios no me pasen factura»

  • Darío Gómez Delantero de Aspe

La gente de la pelota, ese círculo casi cerrado y lleno de arcanos, tiene una gran confianza en Darío Gómez (Ezcaray, 1996). Desde que debutó, no le ha acompañado la suerte, sus resultados no han sido brillantes y sus manos le han hecho estar demasiado tiempo alejado de las canchas. A pesar de todo, sigue suscitando comentarios unánimes. No es, y difícilmente será, un rematador puro, pero palía ese defecto con una fuerza descomunal y buen sentido del juego. El domingo, ante Jaka, tendrá la primera oportunidad de brillar y que su nombre comience a resonar a fuerza de chapela.

- ¿Cómo llega a la final?

- De momento estoy tranquilo y espero que los nervios aparezcan junto antes de saltar a la cancha y que no me pasen factura antes de salir al frontón. Espero que salga un buen partido y si puedo ganar, mejor.

- ¿Se le está haciendo larga la espera?

- Para mí, hubiese sido mejor si se hubiese jugado el fin de semana pasado porque estaba con ganas y bien de manos. Con menos tiempo, menos vueltas le das a la cabeza y, para mí, es mejor. A cambio, he tenido más tiempo para entrenarme y preparar el partido.

- Tras dos primeros partidos malos, que le dejaron casi fuera; el tercero, fue bueno; y en las semifinales jugó muy bien. ¿Qué ha cambiado?

- En el tercer partido jugué más tranquilo porque lo tenía todo perdido y salieron bien las cosas, lo que me dio confianza. Me di cuenta de que podía jugar al Cuatro y Medio porque no era una distancia que se me diese bien. Con esa confianza, he podido progresar en el juego y en el campeonato par afrontar la semifinal con garantías.

- ¿Ha estudiado mucho a Jaka?

- Nos conocemos bien, pero he visto todos sus partidos del Cuatro y Medio para intentar analizar sus puntos débiles y sus puntos fuertes. Pero la teoría es conocida. Él sabrá lo que tiene que hacer para ganarme y yo también, pero luego, en la cancha, igual sale todo al revés.

- Igual su mejor opción es no pensar demasiado en el rival...

- Sí, pero tengo que pensar en cómo actuará Jaka para poder llevar a cabo mi juego. Seguro que él irá para adelante para intentar enredarme y yo procuraré alejarle del frontis. Dependiendo de cómo actúe, dirigiré la pelota para un sitio u otro.

- Entrena diariamente para rematar mejor y ahora debe controlarse. ¿Cómo lo lleva?

- Es complicado. En los entrenamientos, alguna pelota que cae hacia delante y puede ser buena para buscar de aire tengo que rematarla porque sé que es lo que más me cuesta. Pero en los últimos entrenamientos he intentado dar un paso atrás, pelotear y, si no se me cruza el cable, es lo que haré en el partido.

- ¿Se encuentra más cómodo de aire?

- Sí, cada vez más, pero no es mi fuerte. En la final, remataré las que tenga a placer.

- En esta semana especial, ¿qué le dicen en Ezcaray?

- Como a todos los pelotaris, nos animan mucho y apoyan y es de agradecer. Algunos te dicen cómo ganar, que estés tranquilo, que juegues a lo que sabes... Todos se han portado de maravilla y espero que venga bastante gente, que disfruten y se vayan contentos a casa con una victoria, si puede ser.

- Y Cecilio, Gorka y Víctor. ¿Le aconsejan?

- Siempre me han dado consejos, desde cómo poner los tacos, cómo salir a la cancha, cómo jugar... Pero sobre todo me dicen que esté tranquilo.

- ¿Cómo va a controlar sus nervios?

- Intentaré cumplir con mi rutina. Estaré con la gente, hacer lo que hago el día a día, hablar de otros temas, estar con los míos y evadirme de la final.

- Jaka perdió en el Javier Adarraga ante Gorka la final del año pasado. ¿Ha vuelto a ver la final?

- Ahora no, porque no la he encontrado. Pero ya la vi más de una vez y también algún resumen.

- ¿En qué ha cambiado Jaka respecto a la de la final del 2015?

- El año pasado jugó un gran partido al principio, pero Gorka le llevó a su terreno y le metió en su juego y así consiguió ganar. Es lo que tengo que hacer. Creo que esa final la acabó muy tocado y en el aspecto físico creo que es donde más ha cambiado. Le he visto muy bien y fuerte.

- Jaka no ha perdido ningún partido, pero tras varias exhibiciones, en la semifinal sufrió mucho. ¿Cuál cree que es el motivo?

- Igual la etiqueta de favorito, de ser el candidato a ganar, te mete un poco de presión. Escuchas, quieras o no, lo que dice la gente, que te comenta que tienes que ganar y eso te puede llegar a lastrar un poco. Pero creo que no le pesará en la final del domingo.