La Rioja

Jokin Altuna aplaude a la grada tras ganar a Olaizola. ::  d.v.
Jokin Altuna aplaude a la grada tras ganar a Olaizola. :: d.v.

Fin de semana de sorpresas

  • Altuna III vence contra pronóstico a Olaizola II y se enfrentará a Bengoetxea VI en la final del Campeonato del Cuatro y Medio

El fin de semana ha sido de sorpresas en las semifinales del Cuatro y Medio. No acertaron los pronósticos. Si el sábado fue Bengoetxea el que venció a Urrutikoetxea en contra de la apuesta de la cátedra, ayer fue Altuna III el que apartó de su camino a Olaizola II.

El delantero de Amézqueta fue mejor que su rival en todas las facetas del juego. Por ganar, ganó hasta el sorteo del saque. Y a partir de ahí fue por delante todo el partido. Saltó al frontón Atano III de San Sebastián Altuna III y rápidamente abrió brecha en el electrónico (2-6). Y los dos tantos de Olaizola, dos errores de su rival en el saque.

Apretó el marcador Aimar a base de ganchos (5-6) pero no estaba Altuna dispuesto a dejarse sorprender. Ayer fue más consistente en el peloteo y más eficaz en el momento de finalizar (5-10).

Al primer descanso de televisión se llegó con 8-12 en el marcador. Se reanudó el juego con dos tantos de Altuna en el rincón (8-14). A lo que contestó Olaizola con una certera apertura al ancho que sorprendió a su rival (9-14).

Tenía claro el pelotari de Goizueta que era el momento de darle la vuelta al encuentro. Echó el resto Olaizola II pero no pudo estrechar el electrónico más que 12-15. Ahí se le apagó el juego. Después de un peloteo largo Altuna III bajó la pelota y Aimar Olaizola no se agachó lo suficiente para hacer buena.

Encontró el de Amézqueta un filón en la zurda de Olaizola que erró dos saques consecutivos (12-18).

Un solo tanto pudo hacer más Aimsar Olaizola, el 13-18, con una pelota que se envenenó en pared izquierda. De ahí hasta el final todos los tantos cayeron del lado de Altuna III ante el delirio de sus seguidores en la grada del frontón donostiarra.

Bengoetxea VI y Altuna III disputarán una inédita final por la que muy pocos apostaban al inicio del fin de semana.