La Rioja

PELOTA

Darío se mete en semifinales

Darío se dispone a golpear la pelota. ::
Darío se dispone a golpear la pelota. ::
  • El riojano luchará por entrar en la final del Cuatro y Medio de Promoción tras ganar y que le beneficiara el resto de resultados

Se dieron los resultados necesarios, Darío cumplió venciendo en su tercer partido de la liguilla de cuartos del Cuatro y Medio de Promoción y el delantero de Ezcaray se ha clasificado para las semifinales de la prueba. «Después de la segunda jornada me quedaban pocas posibilidades pero yo seguí entrenando bien durante la semana. Jugué un gran partido y además Jaka ganó así que conseguí meterme en las semifinales», resume el pelotari.

En contra de los que publicó por error este periódico, el delantero riojano ha obtenido una plaza para una de las semifinales que se jugará el próximo viernes en la localidad de Mallavia. El rival de Darío Gómez en ese partido será Elordi. «Es un rematador nato. En cuanto tiene pelota remata. Del dos y medio hacia adelante es de los que mejor termina: con el gancho hace muchísimo daño, saca bien, el saque-remate lo hace bien», repasa Darío.

A pesar de la dificultad del rival, el pelotari riojano ya tiene claro qué debe hacer para ganar: «Creo que lo tendré que tener lejos del frontis si quiero ganar. También tengo que utilizar el saque lo mejor posible y dominar el tanto para tenerlo detrás».

El campeonato del riojano no ha transcurrido como esperaba: «He ido de menos a más a la fuerza porque empecé con un partido bastante malo en el que me dejé arrastrar por el juego de Jaka. Contra Laso, con la derecha estuve mejor pero fallé mucho y sólo competí hasta el 14, luego tiré pelotas tontas. El otro día ante Peña II salí sin presión y enseguida conseguí ventaja. Pasé nervios cuando me acercaba al 22 pero los superé y gané por la ventaja que necesitaba para clasificarme».

Desde que debutó en profesionales el 14 de junio del pasado año Darío no ha tenido la continuidad necesaria para exhibir la pelota que lleva dentro y que le llevó a convertirse en uno de los jugadores más destacados en el ámbito aficionado. Las lesiones y la adaptación al mundo profesional no se lo han permitido. Ahora intenta encontrar esa velocidad de crucero a la espera de que los resultados acompañen.

«Lo principal cuando empecé el torneo era disfrutar. Los dos primeros partidos no lo conseguí, pero estoy contento porque el otro día sí lo hice. Está claro que cuando arrancas un campeonato siempre sueñas con llegar lo más lejos posible. A ver qué pasa», concluye el delantero de Ezcaray.