La Rioja

Víctor lucha contra los elementos

Víctor lanza su saque en el primer encuentro del Cuatro y Medio frente a Untoria. :: d.v.
Víctor lanza su saque en el primer encuentro del Cuatro y Medio frente a Untoria. :: d.v.
  • El ezcarayense busca el primer triunfo de cuartos ante Irribarria

Víctor comienza esta tarde (18.00 horas, Echávarri, sin televisión) su andadura por las arenas movedizas de los cuartos de final del Cuatro y Medio. Cualquier paso en falso penaliza en esta ronda, aunque no mata, y las trampas y obstáculos son superlativos. Así, el ezcarayense se estrena en la ronda ante el campeón del Manomanista, Iker Irribarria. Y lo hace aún mermado por los problemas físicos que arrastra desde San Mateo

Así, herido, logró con sufrimiento superar a Álvaro Untoria en la ronda previa. Y un poco mejor pero lejos todavía de estar a pleno rendimiento se debe enfrentar a un portento físico como Irribarria, al que la 'jaula' se le queda pequeña.

La lucha de esta tarde de Víctor es contra los elementos y contra su capacidad de sufrimiento. Su rodilla cruje por un fuerte esguince y sus manos están castigadas. Enfrente, además, se va a topar con un portento atrapado por las medidas del acotado. «En su primer partido, ante Jaunarena, cometió muchos pasas. Pero hay que ser realistas y eso no va a suceder porque el primer encuentro es el que más cuenta», reflexionaba el ezcarayense.

Y es que Jaunarena estuvo a punto de dar la campanada ante el campeón manomanista, pero se quedó a dos tantos. También Víctor pasó apuros frente a Untoria, pero reconoce que ya ha podido entrenar algo más en la modalidad y que espera romper el favoritismo del de Arama. «No me fío de él, porque su potencial es tremendo», explicaba. «Mi objetivo es buscarle las cosquillas dándole ritmo, pero con su golpe es muy complicado», añadía.

Así, contra su rodilla, sus manos y un rival que ha pasado un mal verano del que intentará resarcirse en el Cuatro y Medio, Víctor comienza esa complicada travesía de cuartos que le llevará a enfrentarse, posteriormente, a Urrutikoetxea y Altuna. Rivales durísimos todos, pero grandes retos para un Víctor que necesita seguir creciendo en el profesionalismo a base de garra y pundonor. «Él es favorito, pero no se lo voy a poner fácil», resumía.