La Rioja

Rubén Salaverri se apoya en el frontón Adarraga a la altura de la pasa.
Rubén Salaverri se apoya en el frontón Adarraga a la altura de la pasa. / JUSTO RODRÍGUEZ

FERIA DE SAN MATEO

«Sólo tengo una cosa en la cabeza: hacerlo bien»

  • Rubén Salaverri Pelotari

  • El zaguero de Fuenmayor debutará como profesional el día de San Mateo, en el Adarraga, en el partido de despedida de Berasaluze

Será muy complicado que la Feria de pelota de San Mateo de este año se le olvide alguna vez a Rubén Salaverri (Fuenmayor. 15/01/1998). El miércoles, el día grande, la festividad de San Mateo,

el joven zaguero riojano debutará como profesional. Y no puede planificarse mejor estreno para un jugador de la tierra. En el Adarraga, en casa, y compartiendo pareja con Berasaluze II el día de su despedida de Logroño.

Rubén Salaverri atiende a las indicaciones del fotógrafo Justo Rodríguez y más tarde contesta a las preguntas de Diario LA RIOJA. Su lenguaje corporal transmite serenidad. Salaverri no parece acusar el estrés previo a una cita tan importante como la del miércoles.

- Se acerca el día del debut en el Adarraga. El día de la presentación de la Feria matea confesó que estaba tranquilo, ¿van apareciendo los nervios a medida que se acerca la cita?

- De momento la verdad es que estoy bien, muy tranquilo. Con ganas de que llegue el día y poder saltar al frontón.

- Supongo que desde que se anunció su irrupción en profesionales el día de San Mateo estará recibiendo un aluvión de mensajes de ánimo, llamadas, los medios de comunicación... ¿Cómo lo está llevando?

- Bien, sin problemas. Tampoco soy como un futbolista de esos que no pueden salir a la calle (risas). La verdad es que estoy muy ilusionado y tengo muchas ganas de que llegue el día.

- Su padre ha sido pelotari, uno de los fundadores de la empresa Aspe, ahora es presidente de la Federación Riojana de Pelota, ¿habla con él de todo lo que se te viene ahora?

- Sí, con mi padre he hablado mucho de esto porque él ya ha vivido esta experiencia de profesional y ya sabe cómo son las cosas. La verdad es que ahí tengo un punto de referencia muy bueno. Mi padre me ayuda mucho.

- Supongo que lo habrá imaginado un millón de veces hasta el momento. En su cabeza, ¿cómo dibuja el partido del debut junto a Berasaluze II?

- La verdad es que intento no imaginármelo mucho para no darle vueltas al coco, pero bueno, es inevitable. Con jugar bien y hacer bien las cosas vale. Sólo tengo esa idea: hacer bien las cosas, hacer buen partido y luego que salga lo que salga.

- Para aquellos aficionados que no le hayan visto jugar nunca, ¿cómo se definiría como pelotari? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y las facetas del juego en las que aún tiene más margen de mejora?

- Mis principales virtudes son que golpeo bien a la pelota con las dos manos, busco altura y cuando cojo pelota cerca de frontis le suelto bien, y también tengo recursos de aire. Mejorar, puedo mejorar en todo. Y más ahora que tengo 18 años y me queda mucho por delante. Donde tengo más dificultad es para llegar al rincón y también para restar cuando estás muy lejos de frontis, pero supongo que eso le pasará a todos.

Berasaluze jugó con su padre

- El hecho de que su compañero el día del debut sea Berasaluze II, que celebra su despedida del Adarraga, ¿supone algo especial?

- La verdad es que estoy contentísimo de jugar con él porque anda en un momento de forma espectacular y encima es un compañero que te ayuda, te da ánimos, te quita pelotas malas, te deja pelotas buenas para que le sueltes... La verdad es que estoy encantado de jugar con Pablo.

- Se da la circunstancia de que su padre jugó en sus últimos partidos de profesional con un incipiente Berasaluze. ¿Han hablado de ello?

- Sí, es algo curioso. Mi padre coincidió en uno de sus últimos partidos de profesional con Berasaluze cuando empezaba a despuntar. Es curioso que ahora se viva esta circunstancia.

- Tiene algún mensaje especial para la afición riojana.

- No. Sólo me gustaría decirles que vengan al frontón Javier Adarraga, que lo pasen bien y que tengan paciencia conmigo (risas). Intentaremos que disfruten del partido.