MOTO3

Martín golpea primero y se lleva el mano a mano entre españoles con Aarón Canet

B. G.

doha. La primera carrera del año siempre es especial. Y más en Moto3, donde la inexperiencia y los nervios pueden jugar una mala pasada; y aún más si el escenario es el Circuito de Losail, con calor, con viento y con la suciedad propia de un trazado ubicado en medio del desierto y rodeado por las innumerables e interminables obras de los alrededores de Doha.

En esas peculiares condiciones, dos españoles, Jorge Martín (Honda) y Arón Canet (Honda), hicieron buenos los pronósticos previos al inicio de campeonato y fueron los protagonistas de la carrera de la clase pequeña, acompañados hasta la vuelta seis por el tercer teórico favorito, Enea Bastianini (Honda), momento en que el italiano se fue al suelo.

«He apretado desde el principio y he intentado tirar, pero he visto que se formaba un grupo de tres y he preferido relajarme y conservar los neumáticos», explicaba satisfecho Martín, que rodó hasta el final de la prueba junto a Canet, aunque llevando el mayor peso en la escapada, para atacar en el último sector de la última vuelta.

«Estoy muy contento, pero necesitaba un poco más en la recta», se lamentaba el valenciano, que se quedó a 23 milésimas del madrileño. «El principio ha sido muy difícil, por el viento, la parte delantera de la moto se movía mucho. Pero he podido coger a Martín y lo he intentado, pero él hoy era el mejor».

Martín, que ya había ganado la última carrera de 2017 de Valencia, se erige así como el primer líder de Moto3, en un año que comienza con claro dominio español. Completó el podio el italiano Dalla Porta (Honda). «Ganar aquí era obligatorio pues tenía un ritmo increíble y la pretemporada fue ideal», explicó el piloto madrileño de San Sebastián de los Reyes, primer ganador del Mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos