MOTO3

Mir exhibe poderío y Ramírez estrena podio

La quinta victoria del mallorquín le permite encarar las vacaciones con un colchón de 37 puntos sobre Fenati

B. G.

sachsenring. No fue la de Sachsenring una carrera como las últimas que había vivido Moto3, no hubo un grupo grande, no hubo locura. Y en la certeza Joan Mir impuso su poderío. Ya el sábado Arón Canet, autor de una 'pole' que al final resultó poco fructífera -salió mal, perdió el hilo del grupo de cabeza muy pronto y terminó por los suelos- señaló al mallorquín como uno de sus rivales para la carrera; de hecho, apostó por un pelotón pequeño con sólo un par de rivales, aunque a la postre sólo pronunció el nombre de Mir.

Rota la prueba muy pronto, además del líder de la general quedaron en cabeza Fenati, Bulega, el novato Arbolino -piloto de la escudería de Paolo Simoncelli, padre del tristemente fallecido Marco- y el gaditano Marcos Ramírez, una de las revelaciones de la temporada. Distanciados los perseguidores, la carrera se convirtió en una sucesión de vueltas con el ritmo impuesto alternativamente por Mir y Fenati. Un paso que Arbolino -que terminó por los suelos- y Bulega no pudieron aguantar y que dejó el final en manos de los otros tres protagonistas.

«Creo que tenía un poco guardado, pero no quería arriesgar más de la cuenta», confesó Ramírez, que asistió como espectador desde el tercer puesto a la pelea Mir-Fenati. Un duelo que cayó del lado del piloto español, que forzó un adelantamiento que casi le llevó a la hierba. «Tras la mala estrategia de Assen ha sido especial volver con una victoria así», explicó. Una victoria, la quinta del año, que le permite encarar las cuatro semanas de vacaciones con un colchón de 37 puntos sobre Fenati y la moral por las nubes.

Fotos

Vídeos