La Rioja

MOTO2

Márquez presenta su candidatura en Moto2

  • El catalán disipó las dudas sobre sus opciones de pelear por el título esta temporada

Barcelona. Alex Márquez disipó, si las había, las dudas sobre sus opciones de pelear por el título 2017 de Moto2. Llegaba a Montmeló a 35 puntos del líder, su compañero Morbidelli, después de ganar en Jerez, pero también de fallar en Argentina -caída al final de la carrera cuando tenía en sus manos ser segundo- y de terminar fuera del podio en Losail, Austin y Le Mans, en carreras en las que pintaba como inquilino del cajón pero en las que tiró de calculadora para no caer en errores del pasado. Todo mientras el líder se mostraba casi infalible, descontando el desliz de Jerez.

En ese sentido, fue Mugello el primer punto de alarma para Morbidelli. Y es que su cero en Jerez se había considerado como un borrón en su inmaculado expediente visto que se había caído yendo primero y que dos semanas después había vuelto a ganar en Francia. Pero en Italia, en casa, Morbidelli titubeó; Pasini hizo la machada y Luthi aprovechó para acercarse mucho en la general. Montmeló vio su segundo tembleque -fue sexto-, en una carrera en condiciones complicadas dominada con puño de hierro por Alex Márquez, autor de la pole y líder de cabo a rabo de la prueba.

«No nos podemos confiar», había dicho el sábado, aceptando que con la distancia en la general sí que le iba a tocar arriesgar más tanto en esta como en las dos carreras que vienen, escenarios en los que, sobre el papel, se desenvuelve bien. Pese a tener un par de sustos, Márquez controló sin excesivos problemas la segunda cita española, lo que le permite meterse de lleno en la lucha por el título. Afrontará Assen a 20 puntos de Morbidelli, con Luthi -tercero el domingo justo por detrás de Pasini- todavía por delante exhibiendo su constancia. Un nuevo Mundial que tendrá que redefinir favoritismos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate