La Rioja
Motociclismo | GP de Cataluña

Dovizioso repite victoria en un Mundial impredecible

Andrea Dovizioso, escoltado por Márquez y Pedrosa.

Andrea Dovizioso, escoltado por Márquez y Pedrosa. / Afp

  • Marc Márquez fue segundo y Dani Pedrosa, tercero; Viñales acabó décimo

La felicidad de Andrea Dovizioso, eterno espada de segunda fila, después de lograr su segunda victoria consecutiva, algo que en Ducati no habían visto desde 2010 cuando contaban con Casey Stoner. Un piloto que cumple con su quinto año en la casa italiana, inteligente, con fama de buen trabajador –ha pasado también por Honda y Yamaha- y que ha ganado las mismas carreras en siete días que las que había logrado en los últimos nueve años. “Ha sido una sensación extraña, he ganado sin apretar al cien por cien”, explicó acerca de su manera de gestionar la carrera. Consciente de lo críticas que iban a ser las condiciones de la prueba, Dovizioso se dedicó a lo largo del fin de semana a trabajar pensando en las altas temperaturas y en el desgaste que iban a sufrir los neumáticos. Trazar fino, no frenar muy fuerte, aprovechar la potencia de la moto. Fue Jorge Lorenzo el que primero se puso en modo ataque, tratando de aprovechar su buena posición de parrilla. Con las dos Honda Repsol a rueda. Y Dovizioso aún por detrás. El mallorquín aguantó cinco vueltas en cabeza, aunque terminó sucumbiendo por el impacto de un espectacular adelantamiento de Marc Márquez que aprovechó también Dani Pedrosa. Lorenzo sufrió un bajón, aunque luego pudo rearmarse para terminar cuarto, un buen cuarto, un resultado que aumenta el optimismo en Ducati en otro día de gloria para la marca. “Estoy la mar de feliz con la situación”, llegó a decir tras la carrera. “Evidentemente me gustaría ser yo quien ganase. Pero he ido al podio a celebrarlo con el equipo. Luego he estado en el box brindando con cava con ellos. Un día seré yo y me gustaría que Dovi estuviera también allí celebrándolo conmigo”.

La felicidad de Márquez, después de cinco caídas, la última en el warm up, un incidente del que salió con gesto de ‘yo ya no sé qué hacer’. Desesperación mezclada con el miedo a volver a fallar, en un Mundial en el que ya había acumulado demasiados errores. Márquez aguantó el tirón de Lorenzo, también el intento de liderar de Pedrosa, e incluso forzó para no dejar escapar a Dovizioso, aunque enseguida entendió que el italiano estaba jugando a otra cosa y se conformó con un muy buen segundo puesto en la general considerando la situación que se había planteado en la carrera. “Yo hoy pensaba que el rival iba a ser Marc y que iba a ser una cosa entre él y yo, y luego hemos tenido la sorpresa de Dovizioso”, reconoció Dani Pedrosa, tercero, y otro que terminó satisfecho pese a no haber podido aprovechar la pole. Porque Pedrosa también sacó partido al mal día de las Yamaha. “La carrera pasada la hicimos mal, y estar aquí y hacer pole y podio, es muy positivo después de la carrera anterior”.

Y la frustración de Maverick Viñales, de Valentino Rossi y de Yamaha. Frustración de un líder desaparecido en combate a lo largo de todo el fin de semana, envuelto en un mar de dudas con el comportamiento de los Michelin en una moto que pasa por ser la más estable de la parrilla, la misma que ganó en Losail, en Argentina y en Le Mans, y que vio muy cerca el triunfo en Mugello, hace sólo siete días. “No entiendo nada, no entra en mi cabeza cómo después de hacer primero cuando la moto va bien paso a terminar el diez. Dando mi cien por cien. Es algo que no entiendo”, se lamentaba después de sufrir para meterse entre los diez mejores, un resultado que reduce su colchón en la general a unos escasos siete puntos. Y un resultado que ha generado muchas dudas en un piloto que desde el primer entrenamiento de pretemporada con la Yamaha había hecho de la seguridad una de sus más fiables herramientas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate