La Rioja

gp de aragón

Rins reduce al mínimo la ventaja de Zarco

    Alex Márquez (izq), celebra su segundo puesto en el GP de Aragón.
    Alex Márquez (izq), celebra su segundo puesto en el GP de Aragón. / EFE
    • Márquez se estrena en el podio de Moto2 tras una carrera ganada por el británico Lowes

    Dos carreras en una. Esto es lo que se vivió en Moto2, una carrera por delante con la pelea por el podio y la victoria y, curiosamente, otra por detrás con los dos pilotos que se están jugando el campeonato. En una categoría que busca dominador, los teóricos hombres fuertes se contentaron con marcarse entre ellos en puestos poco comunes, mientras por delante pilotos como Lowes, Nakagami, Luthi, Morbidelli o Alex Márquez se jugaban los de honor. De Rins era esperable que no viviese una carrera fácil. Tras un viernes para olvidar, lastrado por una gastroenteritis, el pupilo de Sito Pons se presentó en la parrilla –en el puesto 13- con serias dudas, mientras que Zarco había vuelto a mostrar su solidez durante los entrenamientos, pese a no haber brillado del todo en el entrenamiento oficial. Aunque, una vez más, Rins sacó el piloto de domingos mientras que el francés naufragó inexplicablemente.

    La carrera fue dominada casi de principio a fin por Lowes, que firmó sin oposición su segundo triunfo del año después del de Jerez. Por detrás de él rodó durante toda la carrera Márquez, aunque en los últimos compases se las tuvo que ver con Morbidelli en la pelea por el segundo puesto. Con una brillante maniobra de contraataque en la última curva, el de Cervera defendió su puesto para lograr su mejor resultado en Moto2, tras un año lleno de caídas y de falta de confianza. “La palabra de hoy es alivio”, reconoció satisfecho al finalizar la prueba. “Al principio he empezado a tirar fuerte pero en ningún momento me he sentido cómodo”, explicó Rins sobre su carrera. “No es el resultado que más me gusta en casa, pero tal y como ha ido todo el fin de semana, con la gastroenteritis que he cogido y todo, está muy bien”. Por cuarta carrera consecutiva, Rins se va a casa después de recortar la ventaja del líder. Un punto les separa ahora con solo cuatro Grandes Premios por delante. “Hay que ser constantes, y cuando se puede ganar se tiene que intentar ganar, y cuando no se puede, no se puede. Haciendo esto igual se puede conseguir el título”.