Mundial

Ferrari le da la enésima oportunidad a Räikkönen

Kimi Raikkonen seguirá en Ferrari. /Efe
Kimi Raikkonen seguirá en Ferrari. / Efe

El campeón del mundo de 2007 renueva un año más su contrato con la ‘Scuderia’, y muestra de la confianza plena que tienen en él como compañero de Sebastian Vettel.

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Tres días antes de que el paddock del circuito de Spa Francorchamps albergue el regreso de la acción de la Fórmula 1, la ‘Scuderia’ Ferrari emitió un escueto comunicado anunciando la renovación de Kimi Räikkönen hasta final de la temporada 2018. El finlandés ve premiada así su fidelidad a la Scuderia, y sobre todo su buen hacer a la hora de acompañar (y en ocasiones, presionar) a Sebastian Vettel en su lucha por el título de campeón con Lewis Hamilton. La aportación técnica del último hombre que levantó un entorchado defendiendo el escudo del ‘Cavallino Rampante’ no deja de ser, siendo optimista, escueta. Los ingenieros saben que Räikkönen no les va a ayudar a desarrollar el coche, y de hecho suelen ser más veces las que se le oye quejarse que las que aporta algún dato. Räikkönen es pura velocidad: sólo necesita un coche rápido, y él irá rápido. Esta perogrullada no se cumple siempre en todos los habitantes del paddock.

Sin llegar a ser una sorpresa, la noticia de la renovación de Kimi Räikkönen deja claro que en Maranello les vale un piloto que no de guerra y que no reste. Sólo hay que hacer un repaso comparativo de los resultados de Vettel con los suyos en las once carreras disputadas hasta el momento: cuatro victorias y cuatro segundos puestos para el alemán, por dos segundos y un tercero para el finlandés como mejores resultados. Desde Ferrari, no obstante, están satisfechos. Y lo están porque, pese a las quejas por radio o los gruñidos que puede decir ante los medios, Räikkönen y Ferrari han encontrado un punto de equilibrio perfecto en su relación.

Más calmado personalmente

El piloto acaba de tener su segundo hijo, por lo que en lo personal está mucho más calmado. Las desconexiones de carrera que tenía y que se habían convertido en objeto de mofa en el paddock («ya son las 15:00h, ya despierta Räikkönen») se han reducido hasta casi desaparecer. Además, ha sido capaz de protagonizar una imagen que hasta la Fundación Laureus ha considerado objeto de candidatura a premio: la del niño que lloró por su accidente en el GP de España.

La continuidad de Räikkönen también cierra las puertas a algunos pilotos que, por presión mediática o por méritos propios, habían estado encima de la mesa de las oficinas de la Via Abetone Inferiore de Maranello. Desde Max Verstappen, a quien muchos colocan como candidato para acompañar (o incluso suplir) a Sebastian Vettel tarde o temprano, pasando por la hiperbólica vuelta de Fernando Alonso, la oportunidad que merecen (sus números están ahí) talentos como Charles LeClerc, que ya está en la Ferrari Drivers Academy, o la gran esperanza transalpina: Antonio Giovinazzi.

Sea como fuere, Kimi Räikkönen cumplirá su octava temporada en Ferrari (quinta en esta segunda época), para sorpresa de muchos que le consideraban merecedor de irse a la calle más pronto que tarde. Como ocurriera en el pasado con Felipe Massa, la tranquilidad y comodidad del primer espada de la escudería pesa más que la competitividad pura del teórico escudero.

Aunque Räikkönen nunca ha aceptado el puesto de segundo piloto, e incluso de manera un tanto hipócrita Ferrari tampoco se lo da oficialmente, la realidad es clara: la pelea por el título de pilotos está en manos de Sebastian Vettel. Si el tetracampeón está feliz con Räikkönen a su lado no es por la conversación que le puede dar, o por las risas que se pueden echar en el box. Si Räikkönen sigue, es porque no pone en aprietos a Vettel más de lo suficiente como para que este pueda concentrarse en su pelea con Lewis Hamilton.

Lo irónico de la noticia de la continuidad de Räikkönen es que la de Vettel no está garantizada. El alemán afirmaba, antes del GP de Hungría (que ganó), no tener prisa por renovar: «Es verdad que no tengo contrato para 2018 todavía, pero el objetivo no es mirar los papeles sino asegurarnos de que tenemos buenos resultados». Si sigue Räikkönen, argumentos más que de sobra tiene Vettel para que confíen en él. La carrera de Italia, que se disputa una semana después de la cita de Spa, se presenta como el escenario ideal para anunciar su renovación.

Fotos

Vídeos