¿Qué está ocurriendo en los boxes?

Fernando Alonso durante los entrenamientos libres. :: efe/
Fernando Alonso durante los entrenamientos libres. :: efe

La FIA ya ha recaudado más de 65.000 euros en multas Haas, Ferrari y McLaren han tenido problemas en los cambios de neumáticos

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Primero fue el equipo Haas en el GP de Australia, después Ferrari en el de Bahréin y el último ha sido McLaren en el viernes del GP de China. Tres equipos en tres fines de semana han visto cómo las paradas en boxes para cambiar neumáticos, un elemento crítico y que define el devenir de los resultados de carrera, les han costado muy caro, tanto en lo deportivo en los dos primeros casos, como en lo económico.

Las pistolas con las que cambian los neumáticos se han convertido en una pesadilla. Cogerlas casi equivale a jugar a la ruleta rusa con pistolas de verdad, metafóricamente hablando, y todos los ingenieros de las escuderías están notablemente preocupados. Al equipo Haas le costó el que venía a ser el mejor resultado de su vida en Australia, cuando una de estas herramientas les costó poner mal la tuerca de sus dos coches y el consecuente abandono. A Ferrari la situación le costó el abandono de Räikkönen y una pierna rota por cuatro sitios a uno de sus mecánicos. El último en verse afectado fue una McLaren que, ya en los libres del GP de China, tuvo que pagar una cuantiosa multa por una rueda suelta en el coche de Vandoorne.

A la FIA le está saliendo rentable este tipo de situaciones. Sólo en multas por 'unsafe release', expresión que se podría traducir como 'salida insegura' de boxes, han recaudado 65.000 euros de los 70.800 que se han embolsado en total por todas las sanciones de estas tres carreras. De ellos, 50.000 corresponde a lo que pagó Ferrari en Bahréin. Cifras correspondientes a los dos primeros fines de semana de competición y el viernes de los libres de China, a falta del resto del fin de semana.

No es la primera vez que las paradas en boxes provocan incidentes así. Casi legendario fue aquel mecánico, al que se le acabó conociendo de manera genérica como 'el tuercas de Renault', que provocó varios abandonos de Fernando Alonso en sus días con el equipo francés que hoy defiende Carlos Sainz. Entre otros muchos pilotos, el asturiano sabe bien lo que es verse forzado a aparcar el coche y abandonar porque se le ha salido un neumático. Sin embargo, pocas veces han sucedido tantos incidentes así en tan poco espacio de tiempo.

Kimi Räikkönen, uno de los protagonistas de esta situación, explicaba en los días previos que igual debían cambiar los procesos. «Mi trabajo es parar el coche, estar atento a las luces y arrancar en cuanto esté en verde», se justificó, para quitarse responsabilidad de encima del accidente que ha dejado a Francesco Cigarini (llegó a Italia desde Bahréin mientras en China se disputaban los primeros entrenamientos libres) con una pierna rota. A Räikkönen no le falta parte de razón: en todo el baile que se produce en boxes en cada cambio de neumáticos se deben equilibrar los bailarines en una coreografía perfecta. Sólo así se consigue levantar el coche, quitar cuatro ruedas usadas, poner cuatro nuevas, bajar el coche y arrancarlo en poco más de 2 segundos de media. El tiempo en leer este párrafo es mayor que el que tarda un equipo de F1 en hacer una parada en boxes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos