MOTOCICLISMO

El MotoGP más apretado llega a territorio Márquez

El nuevo asfalto de Sachsenring es una variable más en una carrera que llega en un momento clave

BORJA GONZÁLEZ

sachsenring. Victoria en 2010, en 125cc, saliendo desde la pole. Y en 2011 y 2012, en Moto2, también partiendo desde el primer puesto de la parrilla. Y lo mismo en 2013, 2014, 2015 y 2016, ya en MotoGP, las cuatro después de haber hecho el mejor tiempo en el entrenamiento oficial. Y en condiciones de seco, de mojado y mixtas. Este el currículo con el que Marc Márquez, cuarto de la general de la clase reina a once puntos de Andrea Dovizioso, llega a la prueba de Sachsenring, en el curso más igualado de los últimos 25 años. «Me lo tomo más como una gran oportunidad de intentar conseguir la victoria», explicó el del Repsol Honda.

Y es que Márquez, al igual que ocurriese el año pasado, y pese a ser campeón, sigue sin disfrutar como a él le gusta. «Podría sonreír más», confesó entre risas un piloto que tras el tercer puesto de Assen deslizó que nada iba a cambiar en su moto hasta 2018, algo que invita a pensar en la necesidad de modificar el motor, la única parte importante de una MotoGP que no puede desarrollarse durante el curso.

El circuito alemán no sólo trae buenos recuerdos a Márquez, sino que su compañero de box cobra protagonismo cuando llega a este trazado.

Marc Márquez

Ni Valentino Rossi, ni ninguno de los otros tres pilotos que ahora mismo se están jugando el liderato de MotoGP, quiere descartar a Dani Pedrosa, cuya candidatura al título ha perdido fuelle tras la caída en Mugello. Un análisis con el que coinciden el resto de favoritos. «Esta es una pista en la que siempre ha estado ahí y estará fuerte», opinó Viñales, en la misma línea que Márquez. «Todo el mundo habla de cuatro pilotos a once puntos y yo hablaría más de cinco a 28 puntos, que es poco más de una carrera», sentencia el compañero de Pedrosa.

Fotos

Vídeos