Mundial | GP Italia

Hamilton ya es leyenda

Lewis Hamilton ha firmado su 69 pole. /Afp
Lewis Hamilton ha firmado su 69 pole. / Afp

El piloto británico se convierte en el mayor poleman de la historia de la Fórmula 1, con 69, tras una caótica y eterna clasificación del Gran Premio de Italia

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Romper un récord, sea del tipo que sea y en la modalidad que sea, siempre deja buen sabor de boca a quien lo consigue. Si además se hace en medio de unas circunstancias poco propicias, se saborea aún más. Lo que ha hecho Lewis Hamilton este fin de semana en el templo de la velocidad, Monza, es algo histórico: superar la marca de 68 poles de Michael Schumacher, con quien empató 7 días antes, y poner el nuevo hito en 69, por el momento.

Y lo hizo a media tarde, como los buenos toreros. Pasadas las 17:30h, ante una plaza (grada) abarrotada, pero no bajo un sol de justicia en el tendido. Ni mucho menos. La lluvia estuvo a punto de aguar no sólo una jornada memorable y que ya no olvidará en su vida el, por el momento, tricampeón del mundo de Fórmula 1. La lluvia, un reasfaltado mal hecho y la eterna ciclotimia en la que se halla sumida la competición del motor cuando el agua se convierte en protagonista activo del trabajo.

A primera hora, se barruntaba que iba a ser un día largo. La tercera sesión de entrenamientos libres estuvo prácticamente sin acción hasta que, a falta de 20 minutos, hicieron salir a los pilotos para que ensayaran con neumáticos de lluvia. Esos mismos neumáticos debían ser suficientes para salir a la clasificación, como así hicieron, pero en cuanto Romain Grosjean demostró que el agarre de la recta de meta no era suficiente, a Charlie Whiting, director de carrera, le entraron los mil miedos. La concatenación de hechos ya se veía venir: bandera roja en pista, todos a boxes y a esperar que escampara. Porque lo de tener mecanismos para secar la pista no entra, de momento, en la Fórmula 1, como sí hacen en las competiciones norteamericanas donde los motores de jets secan la pista a base de chorros de aire. Aquí, a la vieja usanza: a esperar.

Dos horas y media después, algunas partidas a la videoconsola, toques a un balón de fútbol y algunos momentos de asueto con los mecánicos, Whiting entendió que ya era suficiente como para permitir a los pilotos salir. Llegaba la hora del espectáculo.

Ocon y Stroll, coprotagonistas de Hamilton

Las ironías de estos neumáticos y de la normativa de la FIA hizo que casi tan pronto como entendieron que la pista estaba bien para neumáticos de agua, los pilotos montaran intermedios. Esto pronto hizo temer accidentes, pero nada más lejos: sólo permitió que algunos pilotos demostraran que tienen lo que comúnmente se conoce como ‘manos al volante’.

Uno de ellos fue, por supuesto, Lewis Hamilton. Tanto en las dos primeras tandas, como en la tercera cuando arreció el agua, demostró que bajo ninguna circunstancia iba a quedarse sin pelear por su histórica pole. Y eso que su propio equipo casi le boicotea, sin intención. Todos salieron a rodar en la Q3 con neumáticos de lluvia, porque la pista ya no estaba en condiciones de intermedios. Todos menos Bottas y el propio Hamilton, que en un claro error de cálculo lo hicieron con las gomas verdes. Ese pequeño despiste del equipo, nada imputable a los pilotos, podía haber sido fatal, ya que en caso de que la lluvia golpease aún con más fuerza, podía haberles impedido mejorar aunque rectificaran su elección.

Pero no fue así. Pese a que Daniel Ricciardo y Max Verstappen se repartieron los mejores tiempos en un primer impás, fue Hamilton quien arrasó el crono de ambos para llevarse la pole con todas las de la ley y que, sumando las sanciones de los hombres de Red Bull, no habría perdido en cualquier caso. Esas mismas sanciones por sustituir varias partes de sus motores auparon a los otros dos héroes del día: los novatos Lance Stroll y Esteban Ocon. El de Williams, que ya sabe lo que es pisar un podio, y el de Force India partirán 2º y 3º, en una memorable actuación en la que dejaron fuera no sólo a los dos Ferrari (desastrosa actuación de Vettel y Räikkönen el sábado ante su público), sino también a un Mercedes.

En cuanto a los españoles, Fernando Alonso saldrá último por la sanción de 35 puestos que arrastra. Pudo haber pasado a la Q3, pero prefirió no jugársela a dejar fuera a Stoffel Vandoorne, que saldrá en el ‘top 10’ y, con suerte y lluvia, podría incluso puntuar… Si ese McLaren aguanta. También estará al fondo de la parrilla el otro español, un Carlos Sainz que no pasó el segundo corte tampoco, como estaba previsto, y que también pierde 10 puestos por sustituir la MGU-H de su Toro Rosso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos