GP de Brasil

Hamilton, toda una experiencia

Sebastian Vettel, por delante del finlandés Valtteri Bottas./Afp
Sebastian Vettel, por delante del finlandés Valtteri Bottas. / Afp

En una carrera bastante anodina, el campeón del mundo puso la emoción con una remontada de 16 posiciones | Vettel ganó en Brasil, con Alonso octavo y Sainz undécimo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Dicen los expertos en márketing moderno (o eso quieren vender) que ahora no se ofrecen productos, sino emociones y experiencias. Si la Fórmula 1 es un producto a vender, lo que se vio este domingo en Brasil fue una auténtica experiencia agridulce. Por un lado, se vivió una carrera tirando a aburrida. Desde el principio, cuando Sebastian Vettel tomó las riendas de la carrera, se sabía que el podio iba a moverse entre poco y nada.

Sin embargo, Hamilton encendió la mecha de la emoción. Llegó poco a poco y a fogonazos. Conforme fue avanzando por las 71 vueltas del circuito de Interlagos, los aficionados iban subiendo sus apuestas: ¿llegaría hasta el 'top ten'? ¿El podio? ¿La victoria? Pocos dudaban de la capacidad de un Hamilton que en 20 vueltas ya se había colado entre los puntos, que se había deshecho de todo un Fernando Alonso como quien se aparta a una mosca que le molesta mientras va leyendo el periódico. Pocos dudaban de que iba a alcanzar a Max Verstappen, que lo hizo, y después a Kimi Räikkönen.

Más información

Ahí se detuvo su avance, y no por falta de ritmo. El británico demostró que aún tiene hambre para más podios, y que su cuarto campeonato recién conseguido no le quita aún ni un ápice de hambre. Le enseñó el morro varias veces a Räikkönen, como antes había hecho con Verstappen, pero decidió no arriesgar más. Las 71 vueltas que había protagonizado fueron merecedoras no sólo del aplauso unánime del público (que le votó como piloto del día), sino de sus propios compañeros y rivales, que le felicitaron tras la prueba.

Sin embargo, fue de lo poco que brilló en el Gran Premio de Brasil de 2017. En la salida se quedaron varios pilotos, como un Esteban Ocon que rompió su racha de carreras completadas: el primer 'rookie' de la historia que acaba sus primeros 27 Grandes Premios en la Fórmula 1, y la cuarta mejor racha absoluta de la competición. Como su Force India, el McLaren de Vandoorne también se quedó fuera de carrera nada más empezar.

La despedida que sí merecía Massa

Si la remontada de Hamilton fue memorable, la carrera de Alonso no lo fue menos. El piloto español peleó hasta los últimos momentos con Felipe Massa y con Sergio Pérez por un séptimo puesto que le sabe a poco, pero que le deja con un buen saco de puntos.

El héroe esta vez no fue el español, sino un Massa que tras la despedida de la competición abortada del año pasado, se merecía un aplauso unánime de los suyos. El brasileño aguantó como un león las embestidas de Alonso, que se tuvo que conformar con ver cómo su excompañero acababa en el podio no por haberlo alcanzado, sino porque la F1 quiso homenajearle y dedicarle unos minutos de protagonismo. Para la historia ya queda la emotiva despedida de Felipinho, su hijo, por la radio, y toda la 'torcida' brasileña dedicándole un emotivo aplauso. Nunca un séptimo puesto supo mejor.

En cuanto a Carlos Sainz, ni estuvo ni se le esperó. No fue una carrera brillante, ni en la que pudo hacer nada el madrileño. Acabó undécimo en una prueba en la que no destacó demasiado y en la que su Renault tampoco pudo dar mucho más.

Queda sólo una prueba para que finalice la temporada 2017 de Fórmula 1 y el subcampeonato está prácticamente decidido. A Vettel le sirve con quedar por delante de Bottas, como camino más rápido, mientras que los demás pilotos ya casi piensan más en las vacaciones y en lo que vaya a pasar en 2018 que en la cita de Abu Dhabi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos