Adiós, Maestro, adiós

La muerte de Ángel Nieto hizo que 45.000 moteros honrasen al campeón a mediados de septiembre en Madrid

B. GONZÁLEZ

Madrid. La de 2017 ha sido una buena temporada deportivamente hablando para el motociclismo español, con dos títulos, 28 victorias y casi 70 podios. Aunque este año quedará en la historia por el fallecimiento de Ángel Nieto, el 3 de agosto en Ibiza, tras sufrir un accidente de tráfico mientras circulaba con un quad. Una noticia que impactó en un campeonato que poco más de dos meses antes había recibido el golpe del fallecimiento de Nicky Hayden, campeón de la clase reina en 2006 con el Repsol Honda y que competía en SBK.

La pérdida de Nieto, trece (doce más una) veces campeón del mundo y el hombre que más peleó por llevar al motociclismo a la primera línea en España, es irreparable. Él fue el primer campeón del mundo y el que hizo todo lo que estuvo en sus manos para que la televisión pública abriese una ventana a un a este deporte.

Ese respeto por la figura del zamorano criado en el barrio de Vallecas (Madrid) se percibió en las muchísimas muestras de cariño que ha recibido y sigue recibiendo por los aficionados a la moto y al deporte en general.

El punto cumbre fue la fiesta vivida en Madrid el 16 de septiembre, donde unas 45.000 motos llenaron los 26 kilómetros que separan el estadio Santiago Bernabéu del Circuito del Jarama, un acto con presencia de toda la familia Nieto y de la mayoría de estrellas del motociclismo español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos