La Rioja
Fórmula Uno | GP Canadá

Alonso, resignado: «Era casi hasta peligroso ir tan lento»

Alonso, en Montreal.

Alonso, en Montreal. / Afp

  • Carlos Sainz, que quedó fuera en la primera vuelta señaló que «El fin de semana se torció en los libres 1»

Fernando Alonso protagonizó otra decepción para los fans, que le animaron con cariño cuando este se metió en la grada para apoyarle tras abandonar a falta de dos vueltas. El español le restó importancia a no haber sumado ese punto en Montreal, cuando ya lo rozaba, y se lo tomó con la habitual filosofía.

“Quizá le sobraron dos vueltas al motor. Con todo, la carrera ya era de por sí bastante difícil por el déficit de potencia en las rectas. A mitad de recta ya nos adelantaban. A veces era casi hasta peligroso ir tan lento en la rectas cuando viene un coche tan rápido”, analizaba el asturiano. Sabe que puntuar es cuestión de tiempo, más que por la suerte, por el trabajo que están haciendo “los chicos” de McLaren y de Honda. “Estábamos nuevamente en los puntos y no pudimos acabar, lo intentaremos en la siguiente. Al final, después de dieciséis años aquí, coger un punto o no hacerlo no me va a cambiar nada la vida, pero tarde o temprano hay que puntuar”, destacó, antes de sacar la cara por los mecánicos.

“Trabajan día y noche, están cambiando muchos motores este año. Por ellos intentamos hacer todo lo que se puede en pista y buscas conseguir alguna recompensa”, dijo, antes de recordar que él no es diseñador de motores y que, por tanto, no sabe cuándo llegará la actualización prometida.

Carlos Sainz no vio nada

Carlos Sainz tuvo un Gran Premio de Canadá de pesadilla. El madrileño duró una vuelta, cuando no se dio cuenta de que Romain Grosjean estaba a su lado y, por esquivarle, acabó embistiendo a Felipe Massa. “No he visto qué ha pasado, lo he visto ahora en la repetición. He visto que tenía un Haas a mi lado derecho, en el ángulo muerto que yo en ningún momento he llegado a ver”, se justificaba el madrileño. “A partir de ahí yo era un pasajero yendo marcha atrás hasta la curva 3”, explicó.

“El fin de semana se torció desde los libres 1, la verdad”, se lamentaba un Sainz que recordó que no le salió nada bien. “A pasar página, a por Baku, un circuito que no debería ser tampoco súper bueno para nosotros, pero seguro que pasan cosas y podemos hacer algo”, se esperanzaba Sainz para irse, cabizbajo, a su box. El trazado del circuito azerí no será un escenario fácil para el de Toro Rosso: la recta más larga del Mundial, donde probablemente se lleguen a velocidades superiores a los 370 km/h, perjudicarán a un monoplaza que no está pensado para ello. Tocará remar contracorriente en la estrategia para Sainz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate