Fernando Alonso deja buenas sensaciones en su preparación para Daytona

D. SÁNCHEZ DE CASTRO

madrid. La próxima vez que Fernando Alonso se suba al Ligier JSP217 será el fin de semana del 27 y 28 de enero. El asturiano acabó con buenas sensaciones siete sesiones de entrenamientos libres, una de ellas nocturna, y una clasificación que, a diferencia de lo habitual, no sirve para colocar en parrilla, sino sólo en boxes.

Para este examen, United Autosports eligió a Fernando Alonso para el coche 23 y a Bruno Senna para el otro del equipo. El español no sólo lo hizo bien, sino que superó al brasileño (fue decimoquinto), más experimentado en pruebas de resistencia por su participación en el WEC con un LMP2 similar al que ahora pilotan. Alonso marcó la decimosegunda posición de los 20 en parrilla, un gran resultado habida cuenta de que superó a dos Oreca, entre ellos el de Dani Juncadella, que no rodó en la clasificación, sino que lo hizo Robin Frijns.

Pero más allá del resultado neto de la clasificación, o las sensaciones que puede transmitir Alonso en el coche, hay una cosa que queda clara: los DPi juegan en otra liga. El equipo United Autosport forma parte de la categoría LMP2, la 'segunda' de los prototipos. Los DPi, dominados por Cadillac este fin de semana, parten como los grandes favoritos. Prueba de ello son los tiempos marcados en la clasificación: los seis primeros son Cadillac y Acura, y el mejor crono de la sesión, obra de Felipe Nasr, fue casi dos segundos más rápido que el de Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos