La Rioja

MOTOGP

Ducati respira mientras sigue pensando en Jorge Lorenzo

La de 2017 es la segunda gran apuesta de Ducati. En 2010 anunció que en la temporada siguiente Valentino Rossi iba a ser su punta de lanza. El gran piloto italiano con la moto italiana, el sueño de un país que terminó en fracaso y que supuso un frenazo en el proyecto deportivo de la marca. El grupo alemán Audi se hizo con la pequeña fábrica con sede en Borgo Panigale y cambió la estructura del departamento de carreras. Puso todo en manos del ingeniero Gigi Dall'Igna, con una gran experiencia y reputación tras su paso por Aprilia. Completados los primeros pasos, Dall'Igna consideró que había llegado el momento de volver a apostar a lo grande.

El elegido, Jorge Lorenzo, que ya había sido la punta de lanza de Aprilia en 250cc también con él a los mandos, aunque el inicio del mallorquín no está siendo nada sencillo. Mientras, todo sigue marchando en pos de encontrar soluciones en la moto para hacerla más del gusto de uno de los pilotos 'top' del campeonato, Ducati se dio el fin de semana su segundo homenaje en la nueva era, tras arrasar en 2016 en Austria. El protagonista, Andrea Dovizioso, un muy buen piloto tapado por el brillo de los Rossi, Márquez o el propio Lorenzo.

El empeño de Ducati en acelerar el desarrollo de la GP17 usando a pilotos como Petrucci, Pirro -terminó noveno el domingo como piloto invitado- o Stoner, es la prueba de que el objetivo es encontrar esa moto que permita ver al mejor Lorenzo, aunque por ahora el piloto español no encuentra su sitio. «He liderado por primera vez una carrera con Ducati», comentó tras terminar octavo después de haber puesto su moto en la cabeza de la prueba en las primeras vueltas. Lorenzo apuntó días antes que su marca estaba en disposición de ganar en Mugello, aunque al no aclarar con qué piloto había podido entenderse que en su cabeza no descartaba esa opción.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate