La Rioja

MOTOR

Anguiano aspira a acabar el Dakar en su debut

Sergio Anguiano, sobre su KTM, y el equipo que le acompañará en el Dakar. ::
Sergio Anguiano, sobre su KTM, y el equipo que le acompañará en el Dakar. :: / Jonathan Herreros
  • El piloto najerino presentó ayer el equipo con el que afrontará la cita americana en moto

El 2 de enero se abrirá un nuevo mundo competitivo para Sergio Anguiano. Ese día arrancará una nueva edición del Dakar, asentado ya en Sudamérica y que este año presenta la novedad de cruzar la frontera de Paraguay. El najerino afrontará su primera experiencia en la carrera de motos por excelencia, a la que todo piloto aspira, pero que muchos ni siquiera pueden comenzar.

Anguiano presentó ayer el equipo con el que contará en la aventura americana. Doce etapas y 9.000 kilómetros completan una cita de la que muchos aseguran que es la más dura de los últimos años porque se superan los 4.000 metros de altitud y porque la organización se ha olvidado de rodar por pistas y apela a la navegación. «Tengo ilusión y motivación, pero sé que voy a sufrir», admite el najerino, que lleva pensando en esta cita desde hace cuatro años.

Anguiano participará con una de las cien unidades 450 Rally Réplica que ha puesta a la venta KTM, marca consagrada en este tipo de pruebas. Asegura tener todos los medios para intentar acabar el raid, que no es lo mismo que acabar. Entre sus recursos cuenta con la figura de José María Peña, que aporta la mecánica, pero sobre todo la sabiduría que otorga la experiencia. El logroñés acudió en el 2007 al Dakar africano y ganó en quads la edición del 2009, ya en tierras americanas. Sabe de lo que habla cuando desglosa lo que es la carrera. «Nosotros (el equipo) le vamos a apoyar en todo lo que sea necesario, pero al final es él quien está encima de la moto y es él quien tendrá que resolver las situaciones que se le presenten», indica Peña.

Hace cuatro años, Anguiano desconocía la fascinación del raid. Ahora es un apasionado de la especialidad. En los últimos ha trabajado en la navegación, fundamental en el Dakar para no sentir la sensación de «estar perdido», según Peña. «Hemos hecho lo más complicado, que es preparar la carrera. Ahora ya estamos dentro. Esta experiencia me sirvió a mí para otras muchas facetas de la vida y supongo que a Sergio le pasará lo mismo. El Dakar es él y la moto», indica.

El najerino ha acabado las pruebas en las que ha corrido. Fue segundo en la Baja Aragón del pasado año y ocupó la misma posición en el Intercontinental de este año, cita exigente con quince etapas. Su formación más reciente se ha completado con el rally Merzouga. Si quería correr el Dakar tenía que pagar algunos peajes. «Sólo el 20% de los pilotos que debutan en el Dakar logran acabar la carrera», recuerda Peña para destacar la dureza de la prueba.

El material partirá la próxima semana rumbo al puerto francés de La Havre. De allí, a Buenos Aires. «El equipo recogerá todo el día 27 de diciembre y viajará hasta Paraguay. 2.000 kilómetros. Yo volaré el día 28 a Asunción. De ahí hasta el día 2 de enero pasaremos las verificaciones. Y el día 2 comienza todo», apunta Anguiano.

Sin material en casa, el piloto seguirá con su preparación física. «Al menos, hasta quince días antes del comienzo de la carrera, porque me recomiendan parar antes y llegar descansado», indica. La mente también se entrena y confía en que no le falle. «En el rally Intercontinental ya pasó por algún momento duro y lo ha solventado», indica Peña, que confía en que Sergio acabe porque le ve capacitado. «Nosotros sólo le veremos un rato cada día, pero tiene que llegar todos los días a meta. No hay que pensar más allá. Día a día. Además, sabe que si no acaba, le matamos», bromea el campeón del Dakar 2009.