Mundiales de Londres

Úrsula Ruiz se arruga

La lanzadora española Úrsula Ruiz.
La lanzadora española Úrsula Ruiz. / EFE

La murciana hizo un único lanzamiento válido con unos paupérrimos 16.20, más de dos metros por detrás de su reciente récord de España

ALBERTO POZAS

Úrsula Ruiz se arruga

Por primera vez España enviaba dos lanzadoras de peso a un campeonato mundial al aire libre, y no pudieron estar a la altura de sus marcas de esta temporada. Úrsula Ruiz y María Belén Toimil quedaron eliminadas en la semifinal del lanzamiento de peso muy alejadas de la estupenda versión mostrada a lo largo de este verano que ha servido para escribir un capítulo completamente nuevo en la historia de la prueba: la murciana Ruiz, que venía de batir el récord de España en el campeonato nacional, hizo un único lanzamiento válido con unos paupérrimos 16.20, más de dos metros por detrás de su recién estrenado récord. La pupila de todo un Manolo Martínez afirmó tras la competición que “tanto he querido darle que he ido para atrás”, recordando que ésta ha sido para ella una temporada de cambios. “Ya me llevé muchos disgustos en mi vida, hoy no”, sentenciaba la plusmarquista antes de ir a rendir cuentas con Manolo Martínez.

“Me pudieron un poco los nervios, pero es una experiencia más de la que aprender”, decía la joven gallega Belén Toimil que, en el año en el que ha terminado de explotar tras varios veranos amagando, se quedaba en unos tristes 16.38 mientras las favoritas pasaban sin problemas a la final: la campeona olímpica Michelle Carter entraba junto con su compatriota Saunders, la húngara Márton y la china Gong en una final que promete más de veinte metros.

Mala suerte también para los intereses españoles en los doscientos metros con Estela García haciendo su peor registro de la temporada (23.78 segundos) víctima de un constipado después de pasar la noche tosiendo y pidiendo auxilio a los servicios médicos: no hizo una mala salida pero tuvo que lidiar contra el viento en la curva viendo cómo se le escapaba la calificación a semifinales en marcas asequibles a su nivel. “No hay excusas, aquí hay que venir al cien por cien”, decía la discípula de Ricardo Diéguez mientras la ausente Torie Bowie, campeona del cien, dejaba vía libre a la vigente campeona Schippers para hacerse con el oro en la final.

Fotos

Vídeos