TRIATLÓN

El Triatlón de La Rioja aumenta de nivel

Primera transición en el Triatlón de La Rioja del pasado año, marcado por el sofocante calor. :: díaz uriel/
Primera transición en el Triatlón de La Rioja del pasado año, marcado por el sofocante calor. :: díaz uriel

La cita del sábado, que puntúa para la Copa de España, atraerá a parte de la élite de la especialidad

V. S. LOGROÑO.

El Triatlón de La Rioja vuelve el sábado para cumplir su segunda edición. A pesar del aún corto camino de la prueba organizada por Innevento y el Club Rioja Triatlón, la del 2018 será la competición en la que la organización ha dado un importante salto de calidad. La cita ha entrado en la Copa de España de la modalidad, lo que ha atraído a deportistas de gran nivel, que pelearán por el podio, los premios y también los puntos.

Así, el sábado estarán en Logroño nombres como el de Cristóbal Dios, actual líder de la Copa, Alejandro Santamaría o Gustavo Rodríguez, en categoría masculina, y Judith Corachán, María Puyol o Arrate Mintegui, en féminas. El que no podrá quitarse la espina del año pasado, cuando un pinchazo en la prueba ciclista le privó de la victoria, será Pablo Dapena, que no estará en Logroño por lesión.

A esos grandes favoritos se suma otra larga nómina de triatletas de nivel que pondrán muy caro entrar en el 'top 10' de la prueba.

La prueba ya tiene cubiertas sus 550 plazas desde el pasado mes de febrero

Las 550 plazas ofrecidas se cubrieron ya en febrero, lo que también ha supuesto un espaldarazo al trabajo realizado por la organización en la edición del 2017. Desde Innevento se señala que «la satisfacción de los participantes fue alta», lo que ha invitado a mantener buena parte del recorrido. Sólo habrá cambios en la prueba atlética, que se adentrará en el corazón de Logroño para acercarla más al público de la capital a través del Puente de Hierro y las calles Portales, Muro del Carmen y Muro de la Mata, entre otras. Se mantiene el recorrido a nado por el Ebro (las condiciones para el baño, después de los análisis, son buenas, aunque el agua estará más fría que en el 2017, lo que permitirá el uso de neopreno), y los 90 kilómetros en bicicleta a través de La Rioja Media y Alta.

En cuanto a los participantes, los triatletas procedentes del País Vasco serán los más numerosos, aunque en esta segunda edición ha repuntado el número de riojanos, que alcanzarán los 80. Otra cifra importante es la de 200 voluntarios que ayudarán al buen desarrollo de las tres partes de la prueba, que volverá a tener en el Adarraga su epicentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos