El Haro no alcanza su nivel óptimo de juego

La central Porras alcanza un balón ante Sofía Bulgarella. :: dONÉZAR/
La central Porras alcanza un balón ante Sofía Bulgarella. :: dONÉZAR

La exjugadora harense Westergaard realizó un gran partido ante el que las locales sólo pudieron competir por momentos

DIEGO MARÍN A. HARO.

Parece evidente que el Haro Rioja Voley puede dar más. Mucho más. Sobre todo si, al menos por momentos, es capaz de plantar cara a un equipo bien armado como el Avarca de Menorca, de bloquear dos remates consecutivos de su ex jugadora Westergaard y de salvar cuatro puntos de partido. Pero llega un instante en el que las azules ya no dan más de sí, por ejemplo el quinto punto de partido, y acaban sucumbiendo. No se puede negar que lo dan todo porque ayer la líbero Puchulutegui se jugó el tipo intentando salvar la última bola, pero hay muchos errores que corregir. Aún hay mucho margen de mejora.

0 HARO RIOJA VOLEY AVARCA DE MENORCA

3

Haro Rioja Voley
Bulgarella, Carlota, Costa, Hurst, Esteban, Dood y Puchulutegui (líbero). También jugaron Ane, Etxebarria, Avramova y Lope.
Avarca de Menorca
Porras, Delgado, Barrasa, Noelia, Westergaard, Vázquez y Gomila (líbero). También jugó Cardona.
Árbitros
Hugo Suárez y Francisco Sabroso, que mostraron tarjeta amarilla al entrenador local, Alberto Avellaneda, y a la jugadora visitante Noelia.
Parciales
21-25 (27 m.), 23-25 (28 m.) y 28-30 (36 m.).
Anotadoras
14: Dood y Westergaard.
Incidencias:
Alrededor de 320 espectadores en el polideportivo El Ferial de Haro. En la última jugada del partido la líbero local Clara Barceló Puchulutegui se dio un golpe en la cabeza y fue trasladada a un hospital para comprobar su estado.

De nuevo el Haro comenzó bien, mostrándose poderoso en la red con una Carlota entonada: 3-1. Dood aumentó las buenas sensaciones con un tanto directo de saque: 6-4. Las locales continuaron mandando en el marcador hasta el primer parcial (12-10) pero las menorquinas empezaron a entrar en el partido y empataron a 15. Fue tras el primer tiempo muerto solicitado por el entrenador balear, en el 15-12. Con el servicio de Barrasa empataron el set y se adelantaron hasta el 16-20. Para entonces el técnico local, Alberto Avellaneda, intentó frenar al rival cambiando de colocadora y de líbero, y aunque se acercó (21-23), no fue suficiente. Westergaard, aquel sueño de jugadora argentina que hace dos temporadas perteneció al Haro, ayer se convirtió en pesadilla. Ella convirtió el penalti que supuso el 21-25 del primer juego.

La propia argentina abrió el segundo set con su servicio y dio al Menorca la primera ventaja (3-5). Avellaneda intentó que no se le escapara pronto el set y medio partido pidiendo tiempo muerto en el 3-7. Y tras el 'ace' de Delgado, en el 5-10, dio entrada a Etxebarria en lugar de Esteban. Parecía que el Haro se desinflaba, se autoconsumía, pero Etxebarria dio un aire nuevo a las locales, que consiguieron resucitar y empatar a 20. El juego de las azules es racheado, como el viento, azota por momentos y, después, desaparece. En la recta final del segundo set hubo muchos nervios y errores por parte de los dos equipos. Estaba en juego el encuentro. Westergaard, quién si no, remató para el 23-24 y una bola fuera de Etxebarria supuso el 23-25 (0-2).

A pesar de todo, el tercer set fue el más igualado. En principio el Haro llevó la iniciativa con unas buenas acciones de Dood, combinadas por Costa, por el ala derecha. Las azules llegaron con una ligera ventaja al tiempo técnico (12-9). Entonces se jugó muy rápido y en la red, cobraron protagonismo las centrales, sobre todo Carlota y Delgado, y ninguno logró una ventaja superior a dos puntos. En la recta final hubo, también hay que decirlo, malas defensas y colocaciones defectuosas que obligaron a ceder balones al contrario de cualquier manera. Después de dos bloqueos, Westergaard remató por tercera vez en una misma jugada y sumó el 23-24, pero falló el saque siguiente. Etxebarria y Hurst, con tres remates por el ala izquierda, mantuvieron a flote las esperanzas del Haro alargando el tercer set hasta los 36 minutos. Un auténtico 'thriller'. Pero sin final feliz porque un bloqueo de Westergaard provocó el fatal 28-30 y el consiguiente 0-3.

Fotos

Vídeos