«Fue una experiencia vital que recordaré toda la vida»

Santi Aldama defendiendo a Michael Jordan durante el España-EE.UU. de Barcelona 92. :: EFE

Santiago Aldama | Baloncesto

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

El pívot de Quel, con 2,13 metros, era el techo del equipo de Antonio Díaz Miguel.

- De Quel a Barcelona para jugar contra el Dream Team...

- Sí, se me abrieron las puertas por las lesiones de otros compañeros y para mí fue un regalazo que se lo agradeceré siempre a Díaz Miguel.

- Una experiencia vital inolvidable a la que no acompañaron los resultados deportivos.

- Para mí fue una experiencia vital que recordaré toda mi vida, más allá de que el resultado deportivo no fuera lo previsto. Al final, fuimos novenos. El hecho de quedar fuera de la lucha por las medallas fue un palo porque teníamos equipo para estar ahí. Nos fuimos con un sabor agridulce.

- En aquel momento, ¿era consciente de la trascendencia que tenían los Juegos Olímpicos?

- No, no teníamos ni idea. Cuando estás concentrado, estás a lo que estás: al rendimiento, al resultado a entrenar bien... Pero luego las cosas te van llegando.

- Vivir en la Villa Olímpica sería una experiencia totalmente nueva para ustedes. ¿Recuerda algún deportista en especial?

- En el caso del Dream Team, estaban fuera de la Villa pero tenían que hacer visitas. En cuanto se veía un revuelo era un jugador del NBA o un súper atleta. El ambiente era fantástico, con tanto deportista con todo a tu disposición. Si querías comer algo a las doce la noche bajabas al comedor y estaba abierto las 24 horas.

- Seguro que tantos días junto a deportistas de otros países darían para muchas anécdotas. ¿Alguna que se pueda contar en público?

- Por la Villa, paseabas por ahí y el ambiente era muy variado. Cuando pasabas por los países caribeños sonaba música y había un buen ambiente. Había una zona de discoteca abierta, a la que íbamos cuando dábamos una vuelta con la bici por la Villa. El primer día, la discoteca estaba vacía. El segundo, ya había algo más de gente. Al final, a medida que los deportistas eran eliminados en sus diferentes modalidades, había más gente en la discoteca. Los últimos días estaba a tope.

Fotos

Vídeos