MONTAÑA

«Con o sin éxito, vamos a seguir siendo montañeros»

El aventurero vasco y su hermano Iker presentaron varias de sus expediciones ayer durante las 'Jornadas de montaña de Arnedo'Eneko Pou Escalador

V. S. LOGROÑO.

Eneko Pou es uno y trino. Resulta inconcebible pensar en él sin su hermano, Iker, y sin la montaña. Montañeros antes que nada, pero sobre todo escaladores, ambos cautivaron al público de las Jornadas de Montaña de Arnedo con dos de sus aventuras en el Ártico. Pero, en dos décadas de nomadismo por el globo terráqueo, podrían elegir cualquier continente y multitud de paredes, montañas, cascadas de hielo o rutas con la que despertar la envidia de cualquier enamorado del aire libre. Ahora están embarcados en el proyecto 'North Face cuatro elementos', con el que ya han escalado dos paredes relacionadas con el viento (Patagonia argentina) y el agua (Amazonas peruano). Les queda el fuego y la tierra. Y después, todo lo demás. «No nos cansa la montaña», resume Eneko.

- ¿De dónde surge ese reto de 'North Face cuatro elementos'?

- Se trata de aunar nuestras dos grandes pasiones, los viajes y la montaña, como ya hicimos en 'Siete paredes, siete continentes'. Siempre buscamos la exploración y la aventura.

- ¿Ven la montaña sólo como escalada?

- Es nuestra especialidad porque en España lo que está a mano es la roca. Pero le damos a todo: hielo, paredes, alpinismo... De la montaña nos gusta todo.

- Siempre sorprenden con sus desafíos. ¿Les cuesta ya mucho encontrar retos a su altura?

- Está complicado porque nos exigimos mucho. En exploración y aventura hay poca gente pero, aun así, no nos gusta ir donde van todos. Y si vamos, por ejemplo, al Cervino, buscamos vías nuevas o cosas diferentes. Pero no se agotan. Por ejemplo, para el proyecto 'North Face cuatro elementos' hemos encontrado una pared volcánica que va a sorprender. Fue una rompedura de cabeza, pero lo hemos logrado.

- ¿Dónde está y cuándo van a escalarla?

- El dónde es un secreto. Pero lo haremos en primavera-verano.

- Después de muchos años, han conseguido hacer de la montaña su forma de vida. ¿Cuesta mucho encontrar patrocinadores?

- Es más duro e ingrato que escalar [ríe]. Cuando empezábamos, nos quejábamos porque hicimos un poco de buque rompehielos de la escalada. Entonces sólo había patrocinios para los himalayistas, para la altura. Nos costó mucho, pero conseguimos que también se fijasen en la escalada. Y con la crisis, se ha vuelto a complicar un montón. A pesar del nombre, cuesta encontrar patrocinadores.

- Parece que siempre serán un deporte minoritario...

- Realmente, mayoritario sólo es el fútbol. Pero por número, sumando los que van a coger setas, los senderistas, los que hacen media montaña, los que escalamos... ¡Somos casi tantos! Pero en este país se apoya sólo el éxito y el show.

- ¿No se cansan nunca?

- Nosotros somos montañeros con padres montañeros y vamos a seguir siéndolo con o sin éxito. Si no podemos hacer expediciones lejanas, como hasta ahora, iremos a los Pirineos o a los Alpes, pero seguiremos.

- ¿Qué tal les ha tratado La Rioja?

- ¡De maravilla! Hemos escalado en Arnedillo, hemos estado mucho en Clavijo, en la parte sur de la sierra de Cantabria... Y yo he sido muchos años profesor en Valdezcaray. ¡Si Ezcaray es como mi segunda casa! La verdad es que estamos muy ligados a La Rioja.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos