RUGBY

España acaricia el Mundial

Rouet avanza mientras Andrei Radoi le trata de placar. :: efe/
Rouet avanza mientras Andrei Radoi le trata de placar. :: efe

El XV del León depende de sí mismo tras derrotar con firmeza a Rumanía

EFE MADRID.

El rugby español vivió una jornada de fiesta y de máxima alegría colectiva al lograr un meritorio triunfo frente a Rumanía (22-10) que les permite depender de sí mismos para conseguir el billete al Mundial de Japón 2019. Afrontaba España al duelo con los precedentes claramente desfavorables después de haber ganado solo en dos ocasiones a su rival durante los 35 enfrentamientos previos.

De todos modos el 'XV del León', consciente de lo mucho que se jugaba, e impulsado en lo anímico después de vencer en Krasnodar a Rusia por 13-20, no parecía dispuesto a dejarse condicionar por el pasado. Ni ellos ni los 7.000 aficionados que se dieron cita en las gradas.

Arrancó el choque con mucha tensión y de manera favorable para los intereses del anfitrión. Una acción de Tangimana sobre Malié hizo que el primero tuviera que abandonar el campo como consecuencia de una tarjeta amarilla. Y esa superioridad numérica la aprovecharon los hombres de Santiago Santos. Repletos de confianza fueron capaces de transformar dos ensayos de manera consecutiva, el primero obra de Auzqui y el segundo de Ascarat.

Por desgracia para España ambos fueron muy escorados, lo que complicó el golpeo posterior de Brad Linklater. Falló los dos intentos y eso impidió que el daño fuese aún mayor para el 'XV del Roble'. Reaccionaron entonces los visitantes tímidamente gracias a un golpe de castigo que pasó Vlaicu pero ese recorte de distancias fue momentáneo toda vez que Linklater hizo bueno el dicho de que a la tercera va la vencida. Mantener esa renta era clave para que los rumanos no sumaran el bonus defensivo y poder adelantarles en la clasificación general. Y por ello España se volcó en defenderla con ahínco.

Así las cosas España incrementó la diferencia por medio de un Linklater que ya parecía imparable en su papel encadenando otros dos aciertos (22-3, m. 73). Acariciaban ya la gesta los locales pero el seleccionado rumano volvió a meterse de lleno en la pelea gracias a un ensayo de Fakaosilea. No hubo tiempo para más y con el pitido final se desató la locura. Si España cumple en las dos batallas que le quedan, ante Alemania y Bélgica, estará en un Mundial por segunda vez en su historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos