FÚTBOL AMERICANO

Los Eagles desafían la tiranía de los Patriots

Tom Brady, en rueda de prensa ante una enorme nube de periodistas. :: efe/
Tom Brady, en rueda de prensa ante una enorme nube de periodistas. :: efe

New England aspira a su sexto anillo e igualar a los Steelers como la franquicia más exitosa de la historia de la NFL El futbol americano vive este domingo la final de la Super Bowl

ÓSCAR BELLOT MADRID.

Trece años después, el camino de los New England Patriots y el de los Philadelphia Eagles vuelve a cruzarse en la Super Bowl. Corría el 6 de febrero de 2005 cuando Tom Brady alzaba el tercer trofeo Vince Lombardi en cuatro años para la franquicia de Massachusetts. Con el Alltel Stadium de Jacksonville como testigo, el californiano contribuyó con 236 yardas de pase y dos touchdowns a la victoria del equipo de Foxborough frente a los de Pensilvania por 24-21. Una nueva dinastía se había instalado en la NFL, con el dueño Robert Kraft como tutor, el coach Bill Belichick como arquitecto y el quarterback como letal brazo ejecutor.

De los 106 integrantes de aquellas dos plantillas, sólo Brady pisará el verde del U.S. Bank Stadium de Minneapolis (Minnesota) este domingo (lunes ya en España) para desafiar a los Eagles en la Super Bowl LII. Impertérrito al paso del tiempo, el mejor quarterback de la historia aspira a enfundarse su sexto anillo para engrandecer, si cabe, un poco más su leyenda.

Un mito que se asentó definitivamente en el panteón de los héroes el año pasado, cuando los Patriots protagonizaron una de las remontadas más extraordinarias que se recuerdan. Tras marcharse al descanso de la Super Bowl LI con un marcador de 3-21 favorable a los Atlanta Falcons, acabaron imponiéndose en la prórroga con un touchdown de James White que les permitió salir triunfantes por segunda vez en tres años del espectáculo que paraliza Estados Unidos.

Con el recuerdo de aquel acontecimiento todavía fresco, pocos osan negarle a los Patriots la condición de favoritos en su décima aparición en la Super Bowl, la octava bajo la égida del antiguo coach de los Cleveland Browns. Pero lo que más grande hace a la NFL es que cualquier cosa es posible. A eso se agarran los Eagles, que también han cargado con su correspondiente cruz. Espoleados por la fantástica temporada de Carson Wentz, el equipo de Pensilvania lideró la NFC Este con trece victorias y tres derrotas, el mismo balance que los Patriots en la AFC Este. Wentz había sido el quarterback más destacado, pero una lesión en diciembre dejó a los Eagles en manos de Nick Foles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos