La Rioja

El Naturhouse conquista Bélgica

  • El equipo logroñés pasa a cuartos de final de la Challenge Cup después de doblegar al Dauphines Charleroi

LOGROÑO. El Naturhouse Logroño no dio ninguna opción ayer a su rival, el Dauphines Charleroi, y venció a domicilio por 0-3 al equipo belga en el partido de vuelta de los octavos de final de la Challenge Cup. En cuartos ya le espera el poderoso equipo turco Bursa BBSK, vencedor de la competición hace dos temporadas. Pero antes de pensar en el futuro queda saborear una victoria inapelable en un encuentro en el que las logroñesas no dieron ninguna opción ya no sólo de victoria, siquiera de ceder un sólo set al rival.

El ataque de la capitana Dani fue crucial durante todo el partido pero, sobre todo, en los primeros compases del juego. Sólo en el primer set la hispano-brasileña sumó 7 puntos. La ayuda de Pejkovic en la red fue crucial para que el Naturhouse adquiriese pronto una clara ventaja (4-8, 9-16, 13-22) que el Charleroi nunca pudo remontar a pesar de los remates de su opuesta española, Folgueira, sólo ayudada en la anotación por Scacchi. Las logroñesas, sobre todo, estuvieron soberbias en recepción y defensa, labor capitaneada por la líbero López Arroyo y Helia. Al final, el marcador reflejó un claro y merecido 16-25.

El segundo set era clave porque, si lo ganaba el Naturhouse, sumaba un punto que le daba la clasificación matemática a cuartos y dejaba sin opciones al equipo belga ni importancia al encuentro. El Charleroi se vio obligado a arriesgar y, de hecho, se adelantó con un 2-0, su única y efímera ventaja en todo el partido. Las logroñesas empataron pronto, a 3, y aunque el juego se igualó hasta el primer parcial (7-8), el Naturhouse acabó mandando, adquiriendo una ventaja clara en el 11-17 gracias a la entrada en acción de Gritzbach, que se adueñó de la red y cerró la cancha riojana con su bloqueo. A pesar de que el equipo riojano erró cinco saques, aunque Helia también anotó dos 'aces', el set acabó de forma tan clara (12-20, 16-23 y 17-25) que la consecución del 0-2 no fue sólo eso, también la resolución final del propio partido y de la eliminatoria, sacando al equipo rival de su propia cancha.

El tercer set se disputó sin que hubiera ya nada en juego ni con la intención del Charleroi de salvar la honra intentando, al menos, ganar el partido o siquiera algún set. El Naturhouse fue, si cabe, mucho más superior a su rival belga, cuyo entrenador no realizó ni un solo cambio en todo el partido. De hecho, la líbero española Castaño ni pisó la cancha del Spiroudome. De nuevo las logroñesas despegaron tras el segundo parcial, con un favorable 11-16. Meleán y Tuominen disputaron el juego completo, al que después se unió D'Amaro, hasta alcanzar el 19-25 final en menos de 70 minutos de juego, una auténtica barbaridad para una competición europea.

El Naturhouse Logroño ya está en cuartos y demuestra un alto nivel de juego. Lo mejor es la esperanza de medirse a un grande de verdad, aunque, de momento, hoy mismo, viaje ya de regreso a España, hasta las Islas Canarias, para medirse en una nueva jornada de la liga regular al Gran Canaria.