La Rioja

Pejkovic a punto de bloquear un balón de la portuguesa Rodrigues.
Pejkovic a punto de bloquear un balón de la portuguesa Rodrigues. / Juan Marín

VOLEIBOL

El Naturhouse quiere los octavos

  • El equipo logroñés disputa hoy el partido de vuelta de la Challenge Cup en Portugal

El Naturhouse Logroño viajó ayer hasta Famalicão, en Portugal, para disputar allí hoy, a partir de las 20.00 horas, el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Challenge Cup en el Pavilhao Municipal das Lameiras. El equipo logroñés cuenta con toda la plantilla disponible, con la finlandesa Nette Tuominen ya integrada y la española Amelia Portero recuperada de sus molestias físicas. En cambio, el AVC Famalicão cuenta con las bajas seguras de Saraiva y Gonçalves, que se lesionaron en el Palacio de los Deportes de La Rioja y no podrán jugar con su equipo.

El Naturhouse venció por 3-0 (26-24, 25-16 y 25-15) en la ida y, por tanto, le basta puntuar, anotar dos sets, para acceder a los octavos de final, donde se enfrentaría al ganador de la eliminatoria que disputar el Dauphines Charleroi belga y el Fígaro Haris de Tenerife, con ventaja del primer equipo, que doblegó al español en el encuentro de ida. El último partido disputado por el Naturhouse fue una victoria por 3-0 ante un correoso Aguere, del que el entrenador logroñés, André Collin, extrae buenas conclusiones.

«Veo bien a mi equipo, aunque, francamente, aún jugamos a rachas. En la competición europea pesa mucho lo psicológico. Si jugamos bien y las chicas entran en el partido, no hay por qué pensar en el contrario. No debemos dar ni una bola por perdida, debemos saber estar en el encuentro», explica el técnico, consciente de que lo importante es que el Naturhouse juegue bien porque, si lo hace, puede plantar cara y vencer a cualquier rival, pero si no, también es vulnerable.

De nuevo el saque será una de las principales armas del equipo logroñés, ya no sólo como potencial ofensivo, también para provocar una mala recepción del rival que evite un buen ataque del contrario, armando sobre el mismo un buen bloqueo y una buena defensa. «Sólo dos jugadoras (Helia y Dani) tienen libertad para arriesgar en el saque», confiesa Collin, y es que ellas dos cuentan con un servicio poderoso y demoledor.

Por otra parte, y a pesar de la ventaja de la victoria lograda en la ida. Collin no quiere relajación: «No debemos confiarnos sino plantear un partido serio, jugar con las cosas claras y conseguir un resultado positivo. Y si puede ser, por la vía rápida».