La Rioja

ATLETISMO BÁDMINTON BALONCESTO CICLISMO GIMNASIA HALTEROFILIA NATACIÓN PIRAGÜISMO TAEKWONDO TENIS

A la conquista del mundo

Rafa Nadal y Marc López
Rafa Nadal y Marc López
  • Los grandes retos de los héroes de Río, excepto para las selecciones de baloncesto, serán los títulos planetarios que se pondrán en juego en 2017

Después de las 17 medallas (siete de ellas de oro) conseguidas por España en los Juegos de 2016, repartidas en diez deportes y con doble protagonismo para Mireia Belmonte y Saúl Craviotto, los héroes de Río aspiran a conquistar el mundo en 2017. Excepto las dos únicas selecciones que subieron al podio, ambas en baloncesto, que disputarán el Eurobasket, los grandes retos de todos los demás medallistas olímpicos serán los títulos universales que se pondrán en juego.

Ruth Beitia

Oro en salto de altura

La mejor atleta española de la historia continuará al menos un año más en activo y su nueva motivación, su «nuevo sueño», como ella lo califica, es conquistar el título mundial al aire libre en agosto, en Londres. En la pista olímpica que se lo arrebató todo en 2012 -quedó cuarta- y le llevó a anunciar prematuramente su retirada, para regresar con más fuerza y determinación. Ruth Beitia aspira a proclamarse campeona del mundo tras convertirse, con 37 años, en la primera atleta española campeona olímpica, revalidar la Liga de Diamante y ser reconocida como la mejor europea del año. La saltadora cántabra conquistó el oro en Río con un salto de 1,97 que no le hubiera dado medalla en un Europeo, pero asegura que estaba para llegar a los dos metros.

Orlando Ortega

Plata en 110 metros vallas

Representó a España por primera vez en los Juegos de Río tras su nacionalización y también tiene como objetivo prioritario el Mundial de Londres. Sin embargo, antes le espera el Europeo en pista cubierta en Belgrado (entre el 3 y el 5 de marzo), en el que será su primer campeonato continental y una de las grandes bazas del atletismo español. «No me pongo límites. Esto no acaba aquí. Voy a dar lo mejor de mí en cada carrera», promete el vallista nacido en Cuba hace 25 años. En sus segundos Juegos Olímpicos -en Londres 2012 fue sexto- corrió la final en 13.17 segundos, sólo fue superado por el jamaicano Omar McLeod, que se impuso con 13.05 y consiguió la primera medalla española en atletismo desde Atenas 2004, antes de que Ruth Beitia alcanzase la gloria.

Carolina Marín

Oro

El primero de los muchos retos es que le respeten las lesiones. La vigente campeona olímpica, mundial y europea aún arrastra una lesión en el sacro y recientemente se despidió de las Finales de las Superseries que reúnen a las ocho mejores jugadoras del año con tres derrotas en otros tantos partidos en Dubái. La última, ante su víctima en la lucha por el oro en Río, la india Pusarla Sindhu. La jugadora onubense luchará por conquistar su tercer título consecutivo en el Mundial de Glasgow, en agosto, y también por convertirse en tricampeona continental en el Europeo que se disputará a finales de abril en Kolding (Dinamarca). Si se lo permite su estado físico, su año, como es habitual, estará plagado de torneos, entre ellos, la liga de la India.

Selección femenina

Plata

La subcampeona olímpica, que ha conquistado siete medallas en los ocho últimos Eurobasket, afrontará la próxima cita continental en la República Checa, entre el 16 y el 25 de junio. Sus rivales en la primera fase serán Hungría, Ucrania y la anfitriona, con la posibilidad de cruzarse en cuartos de final con Serbia o Francia, una de las grandes aspirantes al título, oro y plata, respectivamente, en el último campeonato continental. El equipo dirigido por Lucas Mondelo, que desde hace tres lustros sólo ha faltado en el podio en el Europeo de 2011, intentará mejorar el tercer puesto logrado en Hungría en 2015. El próximo Eurobasket femenino será el último campeonato antes de la Copa del Mundo de 2018 que se celebrará precisamente en España.

Selección masculina

Bronce

España también tendrá el reto de conquistar medalla en el Eurobasket que se disputará en la ciudad rumana de Cluj (entre el 31 de agosto y el 17 de septiembre), con Croacia, República Checa, Montenegro, Rumanía y Hungría como rivales. La selección dirigida por Sergio Scariolo y liderada por Pau Gasol tuvo suerte en el sorteo de la primera fase y no debe tener dificultades para acceder a octavos de final, ya que se clasifican para esa eliminatoria, ya en Estambul, los cuatro mejores de cada grupo. España ha ganado tres de las cuatro últimas ediciones del Europeo y suma nueve medallas en sus once últimos torneos internacionales. Después de tres oros, una plata y un bronce en las últimas cinco citas continentales volverá a ser gran favorita.

Carlos Coloma

Bronce en mountain bike

El sueño del riojano, último medallista español en Río, es ser campeón del mundo absoluto, por lo que su objetivo a corto plazo es la cita planetaria que se disputará a principios de septiembre en Cairns (Australia), donde se ve con opciones. «Esto no es el fin. Esto es un nuevo comienzo», proclamó el corredor riojano tras adjudicarse un trabajado bronce en Río, en sus terceros Juegos Olímpicos tras los de Pekín 2008 (vigesimoctavo) y Londres 2012 (sexto). El podio olímpico le ha llegado en el momento idóneo a este veterano (35 años) que después de pasar un calvario con las lesiones (una grave fractura en el hombro) también se plantea los Juegos de Tokio 2020 como meta a largo plazo. Carlos Coloma también participará en las pruebas de la Copa del Mundo.

Equipo de rítmica

Plata

El conjunto español, formado por Alejandra Quereda, Lourdes Mohedano, Elena López, Sandra Aguilar y Artemi Gavezou, afronta «un año de transición», marcado por numerosos compromisos publicitarios consecuencia de su éxito olímpico, y por el paso por el quirófano de dos de sus integrantes. Alejandra Quereda (capitana) y Elena López retrasaron las operaciones de sus graves lesiones que sufren en la cadera y el pie, respectivamente, y posiblemente serán intervenidas en febrero. A finales de enero se disputará el Mundial de rítmica en Pésaro (Italia), y a principios de junio la Copa del Mundo, de nuevo en Guadalajara, y ahí deberían estar, pero la participación de las chicas de plata en las grandes citas internacionales es a día de hoy una incógnita.

Lydia Valentín

Bronce

Su obsesión es recibir cuanto antes el oro olímpico de Londres 2012 y la plata de Pekín 2008, después de que todo el podio de la cita anterior a Río diese positivo y el dopaje también le haya permitido ascender de la quinta a la segunda plata en los Juegos celebrados en el continente asiático. Su caso se va retrasando a causa del proceso de alegaciones de las tramposas, pero la halterófila berciana espera que el Comité Olímpico Internacional (COI) reasigne ya las medallas en la categoría de 75 kilos que no pudo disfrutar 'in situ' -tampoco de las recompensas económicas-, antes de disputar el Campeonato de Europa a principios de abril, en Split (Croacia). También afrontará, entre el 28 de noviembre y el 5 de diciembre, el Mundial que se disputará en Anaheim (Estados Unidos).

Mireia Belmonte

Oro en 200 mariposa

La «insaciable» nadadora catalana, como ella misma se considera, se ha marcado el reto de ser campeona del mundo en piscina de 50 metros, el único gran título que le falta tras el oro olímpico y europeo y la plata universal en esta distancia. Lo intentará en esta especialidad en el Mundial de Budapest, entre el 15 y el 30 de julio, después de haberse quedado fuera del de Kazán en 2015 a causa de su lesión en el hombro, lo que le favoreció para preparar los Juegos y conquistar, por sólo tres centésimas de segundo, su primera medalla de oro de los cuatro metales que ya acumula en citas olímpicas. En el Mundial intentará competir «en el máximo de pruebas posibles», aunque antes tendrá que participar en el Open de España que se disputará en abril para lograr las mínimas.

Mireia Belmonte

Bronce en 400 estilos

En el Mundial de Budapest aspira también a lo máximo, o al menos a subir al podio en esta especialidad en la que también ha sido campeona planetaria y europea, pero en piscina corta. En el reciente Mundial en piscina de 25 metros disputado en Windsor (Canadá) debió abandonar a causa de un fuerte resfriado después de haber participado en sólo dos pruebas. Entonces fue quinta en los 400 estilos, donde brilló su gran rival en los 400 estilos, la húngara Katinka Hosszu. En la segunda jornada Mireia cayó en las eliminatorias de los 200 mariposa y se retiró. Después causó también baja de última hora en los Campeonatos de España de piscina corta en Sabadell, por sus problemas de infeccion respiratoria que se sumaron a una «condritis esterno-costal».

Marcus Cooper

Oro en K1 1.000

Cuando sus objetivos estaban fijados en los Juegos de Tokio 2020, el palista criado en Mallorca, de padre inglés y madre alemana, protagonizó con sólo 21 años una de las mayores sorpresas del deporte español en Río. Después de una temporada «bastante mala» y «sin nada que perder y mucho que ganar», se clasificó «por los pelos» para los Juegos, en los que llevó a cabo una espectacular y memorable remontada, de la quinta plaza al primer puesto del podio. En 2017 le esperan el Campeonato de Europa del mes de julio en Plovdiv (Bulgaria) y el Mundial de agosto, en Racice (República Checa), donde podría adjudicarse su tercer metal universal, tras el bronce de 2014 en K1 500 y la plata de 2015 en K2 500, junto al palentino Diego Cosgaya.

Saúl Craviotto y Cristian Toro

Oro en K2 200

También tienen su siguiente gran objetivo a largo plazo en los Juegos de Tokio, que serían ya los cuartos consecutivos para el veterano palista catalán, en busca de una quinta medalla olímpica. Tres años antes, Craviotto y Toro tienen previsto participar sin embargo en verano en el Campeonato de Europa y en el Mundial de aguas tranquilas. Hace poco más de un año, ambos apenas se conocían, ya que Craviotto sólo competía en K1 y Toro en K2 con Carlos Arévalo. En el Mundial de Milán de 2015 ambos fracasaron en sus respectivas modalidades y entonces decidieron formar pareja y se clasificaron en el preolímpico de mayo y ganaron la Copa del Mundo, para convertirse también en una dupla dorada en Río. Siguiendo el ejemplo de Craviotto, Toro también aspira a ser policía.

Maialen Chourraut

Oro en K1 eslalom

Tres años después de ser madre de una niña que le acompaña a todas partes, conquistó su segunda medalla olímpica en sus terceros Juegos, tras un bronce en Londres 2012 que no le llenó tanto como hubiera deseado. A la palista guipuzcoana de aguas bravas, que también ha sido campeona de Europa, en 2015, ya sólo le queda por ganar un título mundial, y tendrá la oportunidad de adjudicarse la triple corona a finales de septiembre en Pau, en un canal que conoce y donde ya ha ganado pruebas de la Copa del Mundo. Maialen Chourraut tendrá 34 años en el próximo Campeonato del Mundo, competición en la que ya se ha colgado en ediciones anteriores una plata (en Seo de Urgel, en 2009) y un bronce (en Bratislava, en 2011).

Saúl Craviotto

Bronce en K1 200

Después de subir a lo más alto del podio con Cristian Toro, al palista leridano residente en Gijón se le presentó su segunda oportunidad en solitario en Río, donde también era uno de los favoritos tras haber conquistado la medalla de plata en los Juegos de Londres. Saúl Craviotto tiene previsto continuar en activo cuatro años más y participar en una cuarta cita olímpica. Con dos metales individuales en unos Juegos y dos más en pareja, Craviotto ya es una leyenda del piragüismo y del deporte español, al igual que lo fue el retirado David Cal. Sus miras para 2017 están puestas en el Europeo, donde nunca ha ganado una medalla en solitario, y posteriormente en el Mundial, competición en la que ya ha logrado dos bronces en K1 200, en 2013 y 2014.

Eva Calvo

Plata

La joven madrileña, que con 25 años recién cumplidos y en sus primeros Juegos Olímpicos subió al segundo cajón del podio, obtuvo en Río la merecida recompensa a tanto trabajo y sacrificio después de un decenio practicando este deporte, ya que comenzó muy tarde. Sólo perdió ante la número uno del mundo para conquistar la plata en la categoría de menos de 57 kilos, en la que ya no volverá a participar, porque tras someterse a las malditas dietas y estar obligada a dejar de comer, que es lo que peor lleva, ya tenía decidido subir de categoría (-67 kilos). Tras el Europeo de abril en Liverpool, su próxima gran cita será el Mundial, a finales de junio, en Muju (Corea del Sur), donde aspirará a una tercera medalla planetaria tras un bronce en 2013 y una plata en 2015, en -57.

Joel González

Bronce

Su próxima gran competición, sólo dos meses después del Campeonato de Europa, también debe ser el Mundial de Muju, aunque la verdadera prioridad del taekwondista catalán es recuperarse por completo de sus lesiones de rodilla. Oro en Londres 2012 en menos de 58 kilos y bronce en Río 2016 en menos de 68, ya ha sido también dos veces campeón de Europa y del mundo, aunque siempre en la categoría que le encumbró en la cita olímpica británica. En el Mundial de 2015 Joel González se adjudicó la plata, entonces en menos de 63, pero una vez acoplado en su nuevo peso el doble medallista olímpico será de nuevo uno de los candidatos a subir al podio, tanto en el Europeo, si participa, como en la competición planetaria en la tierra del taekwondo.

Rafa Nadal y Marc López

Oro

Flamantes campeones de España en dobles en Manacor, fueron protagonistas de una de las jornadas más emotivas y emocionantes en los Juegos. Tras el oro de Río, Nadal y López también fueron los encargados, en septiembre, de certificar el regreso de España al Grupo Mundial de la Copa Davis. El próximo gran objetivo es la conquista de la sexta Ensaladera, cuya final de 2017 se disputará a últimos de noviembre. La primera eliminatoria será a domicilio, frente a Croacia (vigente subcampeona), entre el 3 y el 5 de febrero. Nadal no suele jugar el dobles en los 'Grand Slam' porque su prioridad es la competición individual y Feliciano López es la habitual pareja de Marc. La cita inmediata de Rafa y Marc en dobles es el torneo de Brisbane que comienza el 3 de enero.